Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

miércoles, 12 de noviembre de 2014

PAN DE AYUNO Y EMAÚS

Pan de ayuno? pues si... pan para todo, pero también para ayuno, porque es un pan con muchos nutrientes, y como dice Sor Emmanuelle en su libro "Curación y liberación a través del ayuno" ayunar no es pasar hambre porque si.
Son unos panecillos muy aromáticos, que llenan lo justo para pasar el dia sin pasar hambre ni parecer famélico o triste (Mateo 6, 16-18). Hechos con espelta, que se pueden congelar y perfectos para la Semana Santa que comenzará en unos meses.
 Es un pan muy saciante, que además, podemos tomar sólo mojado en leche o chocolate (la receta es del libro de Sor Emmanuelle si, pero no es sólo pan de ayuno :P )
 Lo importante está en amasar bien para que el gluten salga y consigamos unos panes con una buena miga, esponjosos y que no se endurezcan pronto. La receta no es exactamente la del libro porque aunque el resto os lo recomiendo 100%, sus recetas dejan un poco que desear -claro que lo importante del libro es el resto- Aqui os dejo un video con mis amigos Antonio (DEP, del blog Vitat que está bó y Catalina, de Cocina con Catalina en una clase de pan. Básicamente el amasado es el mismo sólo que incorporamos las semillas antes del último levado.
 Y a propósito de ayunos, semana santa y demás.. os recomiendo Emaús, unos retiros tanto para hombres como para mujeres que se realizan en todo el mundo, también aqui en España (hay tres parroquias en Madrid que llevan unos años haciendolos) aunque yo tuve la oportunidad de hacerlo en Bogotá de la mano de la Parroquia de Santa Rita de Casia y que es una de las experiencias más maravillosas por la que una persona puede pasar. No os puedo contar nada, tan solo que seas católico tibio o no, que pasas por un periodo de crisis existencial, que no eres feliz y no sabes por qué, o aunque leas esto y creas que no lo necesitas.. simplemente para enriquecerte en cuerpo y espíritu.. Este es lugar para ti:  para ti y para todos.
Y desde aqui le doy las gracias a mis compañeras de camino y a todas las que estuvieron y acompañaron aquel fin de semana. Os quiero y os recuerdo!

Para el pan de ayuno:
500 gramos de harina de espelta (mejor integral), si no la encontrais haced como yo: comprais espelta en grano y la moleis en casa con un molinillo de café o una picadora y la pasais por un colador para dejarla muy fina.
250 gramos de harina de trigo de fuerza
2 cucharaditas de sal
40 gramos de levadura fresca de panadero ( o dos sobres de levadura seca)
70% de líquido ( si hemos puesto 500 de espelta y 250 de trigo son 750, el 70% son 525 de los cuales serán 50 mililitros de leche y 475 de agua fria)
1/2 cucharadita de azúcar o miel
3 cucharadas de aceite de oliva  (opcional, aunque le da un brillo y suavidad diferente)
Un puñado de pipas de girasol, pasas, nueces, orejones.. lo que querais. Yo le puse nueces, pasas y orejones todos picados (los puse en la picadora, les di dos golpecitos y listo. Tienen que notarse los trozos, no ser un puré)

Preparación:
En un bol mezclais las harinas y echais por encima el agua fria. (si, fria; no templada ni caliente ni del tiempo)

 Sin hacer nada echais por encima la levadura partiendola en trocitos o la levadura seca la espolvoreais por encima, luego el azúcar y las cucharadas de aceite.
Con una mano vamos removiendo e incorporando para que la harina chupe el agua.
Cuando haya chupado toda el agua la pasamos a la encimera y cogemos por los lados con las manos como si fuesen dos palas, levantamos la masa, estiramos abriendo las manos y golpeamos contra la encimera para que salga el gluten. En el video podeis ver perfectamente cómo se hace. Cuando veais que la masa empieza a abrirse (tiene un aspecto como grumoso) haceis una bola y la dejais reposar 15 minutos poniendole un bol encima o lo pasais a un bol y lo tapais con papel film.
Pasados 15 minutos hacemos la misma operación: sacamos y golpeamos la masa hasta que de nuevo vuelva a abrirse y ponerse grumosa, como a cortarse. Hacemos una bola y la dejamos 15 minutos más de reposo.
Una vez pasado este tiempo es cuando le echamos la sal por encima y las semillas (yo puse nueces, orejones y pasas) y volvemos a repetir la operación. Veremos que con la sal la masa se vuelve brillante. Es importante que en todo el proceso no añadais más harina, o no mucha más para que no se quede luego el pan duro. Seguimos golpeando hasta que ya no se pegue nada y sea de textura fina. Dejamos otro reposo de 15 minutos.
Pasado este tiempo vamos a "bolear": golpeamos la masa un par de veces más y giramos la masa como en el video.
Ponemos sobre la bandeja de horno y dejamos los últimos 60 minutos en reposo con un paño por encima. A los 60 minutos con ayuda de un cuchillo o de una cuchilla le hacemos unos cortes al pan y ya lo llevamos al horno. 
(yo hice varios pequeños pero os recomiendo si no teneis práctica que hagais uno grande para probar vuestro horno y más adelante lo intentais con pequeñas porciones que estarán listas en 20 minutos)
Ahora llega el turno del horno: lo tenemos precalentado a 190ºC calor arriba y abajo; abrimos y echamos agua con un spray por todas las paredes del horno para crear vapor y humedad y metemos el pan durante 40 minutos.
Para saber si está hecho lo sacamos con cuidado de no quemarnos y lo golpeamos por abajo. Si suena hueco ya está listo.
Nota: si veis que se os dora demasiado por encima colocad un papel de aluminio u otra bandeja de horno y si vuestro horno dora más por un lado que por otro, a los 30 minutos abrid el horno y girad el pan (no de abajo arriba sino de un lado al otro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario