Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

domingo, 8 de noviembre de 2015

CROQUETAS DE JAMÓN SERRANO

Hay alguien en este mundo al que no le gusten las croquetas? Yo creo que no.
A mi me encantan, y ahora con la receta de la abuela de Catalina sé que tengo el éxito asegurado independientemente del relleno que le ponga.
Son muy jugosas, con una bechamel muy suave y llenas de sabor por la cantidad de relleno.
El empanado crujiente, no se deshace al freir y mantiene perfectamente todo dentro. El pan rallado es una molienda especial super fina de Aranjuez.
Gracias Catalina, esta receta quedará entre los imprescindibles de mi cocina para toda la vida.

Ingredientes para 25 croquetas (18 si las haceis tan grandes como yo)
150 gramos de jamón serrano (yo compré unas lonchas y las metí en la picadora hasta que quedaron desmenuzadas)
85 gramos de harina de trigo
30 mililitros de aceite de oliva
200 mililitros de leche
200 mililitros de agua o caldo de pollo
1 cebolla mediana
1 pizca de nuez moscada
Sal (si son de jamón no pongáis apenas sal)
Pimienta
Para empanar las croquetas
2 huevos medianos batidos
pan rallado

Preparación:
En una sartén o cacerola ponemos el aceite, y cuando esté caliente añadimos la cebolla muy picada con la sal, la pimienta y la nuez moscada y dejamos que se haga.
Echamos la harina de golpe y damos unas vueltas que se cocine unos minutos para quitar el sabor de harina cruda.
Pasados los minutos añadimos la leche y el agua o el caldo de pollo y removemos bien a fuego medio fuerte y dejamos que espese sin dejar de remover para que no se pegue en el fondo.
Cuando tengáis la bechamel hecha yo os aconsejo que le paséis la batidora para que se os quede fina, lisa, sin grumos y además los trozos de cebolla desaparecerán.
Añadimos los trozos de jamón serrano, damos unas vueltas al calor de nuevo y rectificamos de sal.
Ponemos la masa en una bandeja larga y no muy profunda, la tapamos con un papel film transparente para que no se haga costra por encima y dejamos 12 horas que repose para que se enfríe y coja cuerpo.
Pasado este tiempo sacamos y hacemos bolas ayudándonos con dos cucharas, aunque yo, que soy bastante torpe las hice con la mano.
Batimos los huevos y ponemos en un plato los huevos batidos y en otro el pan rallado y pasamos las croquetas por pan rallado, luego las rebozamos en el huevo y terminamos pasándolas por pan rallado de nuevo.
Freír en abundante aceite caliente y sacar a un papel absorbente antes de servir.
Nota: se pueden congelar sin freir y a la hora de consumirlas se fríen sin descongelar.
Nota: si queremos darle aún más sabor podemos echar la mitad del jamón justo cuando la cebolla esté hecha y antes de añadir la harina, o meterle al caldo o al agua un trozo de hueso de jamón, infusionar y retirar.










lunes, 2 de noviembre de 2015

BROWNIES AMERICANOS

DELICIOSOS!!!!  Para mi gusto no superan mi receta de fudge brownies pero a decir verdad cada uno tendría su momento; los fudge son perfectos como colofón de una buena cena o un postre de calidad y estos son más para desayuno o media tarde.
Están buenísimos, quedan jugosos por dentro, y no porque no esté bien hecho sino porque son así. Existe la creencia errónea de que los brownies hay que sacarlos pronto para que queden húmedos en el centro, y se corre el riesgo de dejarlos crudos.
Quedan muy buenos con trocitos de nueces pero es opcional. En este caso no le puse.
Receta de sophie bakery
Ingredientes:
250 gramos de mantequilla (mejor si es clarificada, pero yo la puse sin clarificar)
115 gramos de chocolate al 80% de cacao (yo le puse del 71%)
60 gramos de chocolate al 70% de cacao (yo le puse al 52%)
4 huevos L
110 gramos de harina común (harina de trigo normal)
200 gramos de azúcar blanca
100 gramos de azúcar moreno ( yo le puse panela, que es azúcar moreno de caña)
5 gramos de sal
1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación:
Tamizamos la harina y la sal y reservamos.
En un cazo ponemos al baño maría los dos tipos de chocolate y la mantequilla y dejamos que se disuelva bien, despacio para que no pierda la humedad, sin que hiervay movemos hasta que se una todo. Sacamos del fuego y añadimos el azúcar moreno y la vainilla. Removemos bien y reservamos.
En un bol ponemos 2 huevos y 100 gramos de azúcar, batimos un poco y lo añadimos con cuidado al chocolate que tenemos reservado. Integrarlo poco a poco y moviendo bien para que con el calor del chocolate no cuajen los huevos.
En otro bol ponemos los otros 2 huevos con los 100 gramos de azúcar restantes y batimos con unas varillas hasta que doble su volumen y lo integramos con cuidado a la mezcla anterior con una espátula para que no se bajen los huevos.
Terminamos agregando la harina y la sal poco a poco y con movimientos envolventes.
Lo ponemos sobre un papel de hornear en un molde rectancular de 20x30 ó cuadrado de 20x20.
Llevamos a horno precalentado a 200C; metemos el molde en el horno y bajamos la temperatura a 175C durante 25 minutos calor arriba y abajo.

Sacamos y dejamos enfriar sin desmoldar sobre una rejilla.
Cortamos porciones en frio. Éstas del tupper se fueron a casa de mi hermana :)

miércoles, 28 de octubre de 2015

BIZCOCHO DE CALABAZA

Calabaza, producto de temporada, y más ahora que se acerca Halloween.
A mis 36 me llegó tarde esa fiesta. Por edad, tradición familiar y creencias soy más de celebrar la vida honrando a mis difuntos y a todos los santos. Afortunadamente en España no se ha perdido lo de visitar los cementerios y una vez al año rebosan de flores y personas acompañando a los suyos en día tan señalado.
Recuerdo nuestra lectura obligada en el instituto llegando estas fechas: EL CAMINO, de Miguel Delibes, donde Daniel descubre la delgada línea entre la vida y la muerte y las sensaciones que esto le provoca. Vaya también mi recuerdo y homenaje a Maria Antonia, mi profesora de literatura, que nos supo transmitir su pasión por los libros.
Ahora ha empezado una nueva corriente, el HOLYWIN, donde los padres disfrazan a sus hijos de su Santo favorito. Si pudiérais ver al hijo de Javier y Adriana vestido de San Martin de Porres os moriríais de amor!!!

Ingredientes:
240 gramos de calabaza (pesada en crudo)
50 mililitros de leche
200 gramos de harina común
200 gramos de azúcar
1/2 cucharadita de sal
5 gramos 1cucharadita) de bicarbonato de sodio
120 mililitros de aceite
2 huevos grandes
1/2 cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de canela en polvo
100 gramos de nueces picadas o 50 gramos de uvas pasas (opcional)

Preparación:
Cortamos la calabaza en trozos y la ponemos en una olla con agua. Dejamos que hierva hasta que al pincharla esté blanda. Colamos, quitamos toda el agua y batimos la calabaza con la leche hasta obtener un puré. Sin dejar de batir echamos poco a poco el aceite y los huevos batidos hasta que esté todo integrado.
En un bol ponemos la harina, la sal, el bicarbonato, las especias y el azúcar.
Metemos los ingredientes húmedos en los secos con una espátula y movemos lo justo hasta que esté bien mezclado.
Si le añadís nueces y/o pasas este es el momento de hacerlo.
Ponemos en un molde enharinado y lo llevamos al horno precalentado a 180C/356F durante 30 minutos calor arriba y abajo hasta que al pinchar con un palito salga limpio.
Para que no se queme por encima poned una bandeja o un poco de papel de aluminio y lo retiráis los últimos 5 minutos.
Desmoldar en frio.

lunes, 26 de octubre de 2015

PAN SIMIT TURCO (Y VIAJE A TURQUÍA II)

Si, lo conseguí!!!! después de 4 intentos.. lo importante es no darse por vencido!!! Cada vez que veo las fotos me acuerdo de lo crujientes que salieron, y el olor.. me parece olerlos por aquella calle de Estambul.. recién hechos en una panadería a 50 céntimos de euro cada uno (si es que llegaba)
Y es que hay cantidad de recetas de estos panes turcos, que se venden en carritos en cualquier esquina solos o con nutella. Es el tentempié de los turcos junto con el café, el té y las mazorcas asadas.
Ya dije en otro post que Turquía me dio bastante duro. Fue un choque demasiado fuerte del que no entendí el por qué hasta hace unos días. He viajado mucho...
sin embargo, y a pesar de haber estado en sitios diferentes, con culturas diferentes.. nunca había sentido rechazo y ansiedad como la que me provocó Estambul. Mi etnocentrismo tuvo la culpa: al estar en Europa -geográficamente hablando- y ver una de las ciudades más cosmopolitas por la diversidad de gente, de culturas, de edificios.. mi cabeza automáticamente empezó a comparar la forma de vida en Estambul con la que llevamos en el resto de Europa. Craso error: todo me parecía fatal.
Así que no sólo me he reconciliado con Turquía sino que pido perdón por haberlo visto desde mis circunstancias, y no desde las suyas.
Aunque tengo que decir que se me quitó todo en nuestro viaje a Éfeso, a la Casa de la Virgen María.
Se dice que después de la muerte de Jesús en la Cruz, el apóstol San Juan se la llevó con ella a Éfeso y estuvo por un período de 9 años.
Es un lugar de peregrinación para los católicos casi tan importante como Fátima en Portugal. Aquí está la pequeña casa de la Virgen, un lugar para dejar peticiones, velas, una fuente para llevarse agua (aún la tengo)
Y las ruinas de Éfeso, Patrimonio de la Humanidad. Era una de las doce ciudades Jónicas a orillas del Mar Egeo fundada en el siglo IX a.C
Básicamente está todo en el suelo por los sucesivos terremotos que desde entonces ha venido sufriendo esta zona, cosa que entendemos perfectamente porque estuvimos una noche y nos tocó un buen temblor, así que si la estadística no falla.. tienen terremotos frecuentemente.
Y como no podía ser menos.. aqui mi Fa en la tumba de San Juan Evangelista.
Estambul es caótico, rápido pero a la vez lento, masificado y los hombres aún acarrean reminiscencias del estilo -un poco tosco- de los antiguos otomanos. Éfeso es.. la otra cara de Turquía: alegre, dicharachera, relajada y todos con una sonrisa debajo del prominente bigote. Es lo que tiene estar cerca de la Virgen :P

Ingredientes:
3 tazas de harina de fuerza
2 cucharadas de sal
1 cucharada de levadura seca
3 cucharadas de aceite
1 taza de agua templada
Para bañar los simit
4 cucharadas de melaza
1 taza de agua
Sésamo

Preparación:
En un bol ponemos la harina y la sal, removemos y hacemos un hueco en el centro donde echamos la levadura seca.
Añadimos la mitad del agua templada y movemos bien que se disuelva la levadura. Echamos el aceite en el centro y seguimos amasando incorporando harina de los lados.
Añadimos el resto del agua y amasamos hasta tener una bola de masa que se despegue de las manos.
Dejamos reposar con papel film por encima en un bol hasta que doble su tamaño.
Sacamos la masa del bol, la cortamos en pedazos más o menos iguales y estiramos cada pedazo en un rulo alargado, lo unís por los extremos y lo giráis como haciendo una trenza de dos. Para ver la técnica de cómo se enrollan podéis verla aquí. Es importante que selléis bien cuando unáis los extremos para que al levar no se abran, y además, es muy importante que los aros os salgan con un buen agujero en el centro, como los que véis en las fotos de abajo, porque al levar después y en el horno se van haciendo más pequeños y lo típico es que salgan con forma de rosca, bien abiertos por el centro, así que no tengáis miedo en estirar bien los rulos.
Una vez que hayáis hecho los rulos ponéis en un bol 1 taza de agua y 4 cucharadas de melaza (no vale miel, que se pega y cambia el sabor) y bañáis los simit, los sacáis y los rebozáis en un plato con sésamo.
Los dejamos sobre papel de hornear en las bandejas que doblen el volumen durante una hora tapados con un paño y después de ese tiempo los llevamos a horno precalentado rejilla central durante 25 minutos a 200ºC/440F calor arriba y abajo.
Nota: si se os doran mucho tapad con un papel de alumino por encima o poned una bandeja en la rejilla de arriba.

jueves, 22 de octubre de 2015

PAN BLANDITO COLOMBIANO

Así se conoce a este pan por internet, aunque en Colombia le llaman pan a este tipo de panes y pan francés a lo que nosotros en España conocemos por pan normal (chapata, baguette..)
Es un pan muy blandito; diría como los de leche aquí, textura perfecta para rellenarlos de nocilla y morir por el sabor del Bollycao de mis tiempos de colegio.
Es muy sencillo de hacer, relleno de cacao, jamón y queso, al estilo bogotano con bocadillo (dulce de guayaba) o nada, perfecto para untar con mantequilla. Se congela y queda como si fuese fresco al sacarlo. Mucha miga y muy blandita.
Los que veis en las fotos de arriba son los míos. La foto siguiente es el pedazo de desayuno que me tomé con Camila en "La puerta falsa" en Bogotá. Así lo sirven: chocolate caliente, pan con mantequilla y el queso campesino para derretir dentro del chocolate. Delicia pura. Eso si, primero un tamal para dos, que lo de caminar por la Candelaria es casi tan duro como trabajar en el campo.
Ingredientes para unos 8 panes:
240 mililitros de agua templada (1 taza)
7 gramos de levadura seca (2 cucharaditas) o 20 gramos de levadura fresca de panadero
3 cucharadas y 1/4 de azúcar
3 cucharadas de mantequilla sin sal derretida
480 gramos de harina de fuerza (3 tazas)
1 cucharadita de sal
1 cucharada de aceite
1 huevo batido
Relleno opcional (queso, guayaba, dulce de membrillo...) yo rellené algunos con cabello de ángel.

Preparación:
Mezclar el agua templada, la levadura y el 1/4 de cucharadita de azúcar en un bol y dejar reposar 10 minutos hasta que veamos que hay burbujas.
Añadimos la mantequilla y mezclamos bien.
En un bol mezclamos la harina, la sal y las 3 cucharadas de azúcar y movemos un poco.
Echamos la mezcla de la levadura y el agua en el bol de la harina y batimos o mezclamos con la mano hasta conseguir una masa como la de la foto: suave, elástica y lisa.
Formamos una bola y la ponemos en un bol con un poco de aceite. Cubrimos con papel film y dejamos que doble el volumen, aproximadamente 1 hora.
Pasado este tiempo sacamos la masa y la estiramos con cuidado hasta que mida unos 40 centímetros.
Dividimos la masa en 8 trozos iguales y formamos bolas.
Estiramos las bolas con un rodillo hasta que sean de un grosor de medio centímetro. La receta original de sweet y salado dice que cortemos un trozo por nuestra parte como en la foto pero lo veo innecesario. Es más una cuestión de estética final. Si os apetece hacedlo, si no.. no varía el final.
Este es el momento de poner algún tipo de relleno; dejando aproximadamente 2 dedos por arriba y 1 por cada lado y enrollamos empezando desde arriba para hacer los panes.
Enrollamos y los ponemos con la unión hacia abajo sobre una bandeja de hornear con papel sulfurizado.
Dejamos levar tapados con un paño de cocina durante 1 hora.
Justo antes de meterlos en el horno podemos hacerles unos cortes un poco en diagonal con un cuchillo afilado (es opcional, yo lo hice para diferenciar los que llevaban relleno de los que no) y los pintamos con el huevo batido.
Los llevamos a horno precalentado a 180ºC/356F durante 15 ó 20 minutos hasta que estén dorados.
Dejamos enfriar sobre una rejilla para que no suden por debajo.

miércoles, 21 de octubre de 2015

BIZCOCHO DE QUESO

Os traigo otra modalidad de bizcocho: bizcocho con queso. La receta me la recomendó Catalina de Cocina con Catalina que lo probó de Marisa (Marisa y sus tartas) en una de esas quedadas estupendas que a veces hacemos con Loli Yepes (estás tardando en abrir un blog!)
No pude ir a esa comida, y la verdad es que lo siento mucho porque la anterior me lo pasé genial, además de comer estupenda y abundantemente.
De esas quedadas siempre sale alguna receta maravillosa, y en este caso fue el bizcocho de queso. Os pongo las cantidades que yo hice, ya que ellas hicieron un bizcocho de kilo que sale más grande, aunque como en casa sólo somos dos preferí hacer la mitad, incluso si doblo las cantidades prefiero hacer dos a la vez en moldes que pesen lo mismo y congelar uno por si hay visitas.
Buenísimo, esponjosísimo y nada seco. Me recuerda a los queques de yogur que compraba en Canarias. Estoy pensando que los yogures griegos tienen casi la misma consistencia que el queso de untar tipo philadelphia que he usado para esta receta así que la próxima vez probaré a sustituir el queso por dos yogures griegos de limón (o naturales y esencia de limón), porque me da la impresión de que voy a conseguir mi tan anhelado queque de yogur.
Os recomiendo hacerlo. No os vais a arrepentir. Gracias Catalina!

Ingredientes:
110 gramos de queso de untar tipo philadelphia a temperatura ambiente
125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente (si no está a temperatura ambiente se harán grumos y no subirá la masa en el horno)
3 huevos medianos a temperatura ambiente (para doblar las cantidades pondremos 5)
1 cucharadita de vainilla o unas gotas de esencia de vainilla
170 gramos de harina (harina normal para cocinar, para repostería.. Este bizcocho que veis en la foto está hecho con harina de fuerza del lidl de la marca belbake porque no tenía otra y después de ver la humedad del bizcocho y mi frustración con masas de pan cada vez que uso esta harina sigo diciendo que de fuerza tiene poco)
8 gramos (medio sobre de levadura química, polvos de hornear)
225 gramos de azúcar
1 pizca de sal

Preparación:
En un bol ponemos el queso, la mantequilla y la esencia y batimos con varillas hasta que quede bien mezclado.
Añadimos el azúcar y batimos durante unos minutos hasta que veamos que se forma una crema.
Ahora agregamos los huevos uno a uno despacio, sin dejar de batir y esperando que monten bien antes de añadir el siguiente. Este paso es muy importante porque queremos que la preparación monte bien, quede como en la foto de abajo, que parezcan unas claras montadas a punto de nieve más que masa de bizcocho.
Unimos la harina con la sal y la levadura y lo pasamos todo por un colador. Lo añadimos sin dejar de batir hasta que esté bien integrado.
Llevamos al horno precalentado a 170ºC/338F calor arriba y abajo durante 40/45 minutos aproximadamente (si hacéis el doble de cantidades tardará aproximadamente 1 hora) en la rejilla media del horno.
Desmoldar en frio.
Nota: Cada uno conoce su horno. El mío quema por arriba así que desde el inicio le puse una rejilla con papel aluminio por encima (o ponéis la otra bandeja de horno) y la quité los últimos 5 minutos sólo para que se dorase un poco más antes de sacarlo.

jueves, 8 de octubre de 2015

ROLLO DE PATATA RELLENO

Este rollo o brazo de patata es otra manera de hacer una ensaladilla rusa, pero con la ventaja de que lo podemos rellenar de lo que queramos, incluso con el relleno de los huevos de fraile que podéis ver AQUI.
La foto es mala malísima, con la luz de la cocina y sin foto del corte. Lo siento mucho pero como veis está metido en un aluminio para llevármelo a la cena que organizaron los del coro de la parroquia de San Pedro para despedirse por el verano y hacer una cena de convivencia ellos y sus familias, y como mi madre también canta en ese coro, me apunté a colaborar y a pasar un buen rato. Pero qué buen rato pasamos!!
Es un pedazo de coro que ha ido mejorando a zancadas, que llena la misa de 8 en la Playa de San Juan en Alicante (por si queréis ir a escuchar algún día) y que termina con una Salve Rociera tan bonita que siempre hace llorar a Don Antonio, el párroco (pero llorar a moco tendido!)
Alguna vez me he quedado después de misa mientras ensayan otras cosas, porque es un coro formado por personas ya jubiladas la mayoría (Nacho y Maria Luisa si me leíss, no va por vosotros) que van de vez en cuando a amenizar alguna residencia de la tercera edad. No os parece maravilloso??!!!
Esta entrada no estaría completa sin  hacer mención especial de María Luisa, la directora del coro, que sin ella - sin su paciencia y sin su saber hacer con este parvulario de más de 50- sería imposible que sonase como suena: muchas felicidades.
Os dejo con un video de una de las canciones del último concierto y la receta del rollo de patata.


Ingredientes:

1 kilo de patatas (salen dos buenos rollos)
8 huevos grandes
3 latas de atún desmenuzado
1 lata de aceitunas
1 lata de maíz dulce
Mayonesa
Un poco de aceite
Sal

Preparación:

Lavamos las patatas y las cocemos enteras con sal y con piel hasta que al pincharlas el palito entre suavemente. Las retiramos y las dejamos enfriar. Las pelamos, las aplastamos, rectificamos de sal y le añadimos un poco de aceite hasta tener una masa manejable. No trituréis con batidora o vaso americano porque dejaréis la patata hecha puré y no podréis formar los rollos. Reservamos.
En un bol picamos 6 huevos, un puñado de aceitunas, añadimos las latas de atún, el maíz y mayonesa suficiente hasta conseguir otra mezcla no muy seca y no muy líquida.
En una encimera estiramos papel film transparente y echamos la patata haciendo un rectángulo de medio centímetro de grosor.
Echamos por todo el rectángulo la mezcla de atún dejando un centímetro por cada lado y después ayudándonos con el papel film vamos doblando el rollo sobre sí mismo apretando de vez en cuando un poco para que no haya aire.
Envolvemos todo con el papel film, le damos forma al rollo, y lo metemos en la nevera unas 2 horas mínimo.
Sacamos, quitamos el papel, cubrimos con mayonesa y decoramos con los los dos huevos restantes poniéndolos en rodajas, unas aceitunas y unos pimientos asados.
Decoramos poniendo una cama de lechuga.

domingo, 27 de septiembre de 2015

COCA DE LLANDA (COCA BOBA)

Qué vueltas le he dado a esta receta! No os ha pasado que veis unas fotos increíbles de algunas recetas y al hacerla piensas... es imposible que sea esta receta. No queda bien.
Pues algo así pasa cuando ya llevas varios bizcochos a la espalda: que sólo con mirar los ingredientes puedes adivinar que a la receta le falta algo, le sobra o simplemente que la receta y la foto no concuerdan.
Pues algo así me pasó con esta receta: Vi que tenía demasiados líquidos y que era imposible que quedase un bizcocho enorme y alto, así que me resistía a hacerlo, pero al ver varias recetas iguales y con resultado parecido...claudiqué.
Y menos mal que lo hice!! Es un bizcocho que sube muchisimo, da para mucho, se congela perfectamente y es perfecto para desayunos o meriendas.

Ingredientes:
400 gramos de harina
200 gramos de azúcar
400 mililitros de leche
150 mililitros de aceite
Esencia de naranja (o ralladura de una naranja grande)
3 huevos grandes
1 sobre de levadura en polvo o 3 sobres dobles de gaseosa
Azúcar y canela para espolvorear (opcional)

En un bol ponemos las yemas de los huevos y mezclamos con 150 gramos de azúcar hasta que blanqueen.
Añadimos poco a poco la leche sin dejar de batir con las varillas y echamos el aceite en hilo batiendo para que emulsione bien. Si usamos sobres de gaseosa los echamos ahora.
Añadimos la esencia o la ralladura y después la harina con la levadura y la sal y removemos bien hasta que esté todo bien integrado.
Montamos las claras con los restantes 50 gramos de azúcar y lo añadimos con cuidado para que no se bajen y lo ponemos en un molde grande y un poco alto que no se pegue (yo usé uno de pirex) espolvoreamos con azúcar y canela y lo llevamos al horno calor arriba y abajo a 175C durante 45-50 minutos.


viernes, 25 de septiembre de 2015

MERMELADA DE HIGOS

Os gustan los higos? A mi me pierden!!! Y lo carísimos que son.. sobretodo las brevas.
Conozco dos tipos de higos: los oscuros y los verdes; los oscuros a finales de junio empiezan a salir enormes, y les decimos brevas, y ya entrado julio y agosto son más pequeños.
Para ser sincera compro pocos. En canarias me ponía morada cogiéndolos del árbol en las tierras de mi tío Julio, en Firgas (éstos eran verdes) y aquí en Alicante es Lola, la que cuida la ermita, la que me invita a su casa a cogerlos. Cojo los más altos y le dejo los que están a su alcance para ella.
Ya a finales de agosto hemos cogido una última cosecha de la higuera, y como estaban tan maduros se me ocurrió hacer mermelada. Espectacular.
Como pesaban apenas 700 gramos salió sólo un bote de aproximadamente 400 gramos y como íbamos a consumirla en las semanas siguientes, no le puse demasiado azúcar, ya que no iba a conservarla.
Para poder hacer mermeladas y que duren cerradas y bien conservadas durante todo el año hay que poner más o menos la misma cantidad de azúcar que de fruta pesada sin cáscara y limpia, ya que será el azúcar el que haga de conservante.
Si teneis pensado hacer un bote y consumir, os podéis permitir el lujo de ponerle un tercio de azúcar solamente, pero eso si, dejar reducir más tiempo para conseguir la misma textura.

Ingredientes:
1 kilo de higos
800 gramos de azúcar ( si vais a consumirla en las siguientes semanas podéis ponerle 250)
Zumo de 1 limón
1 y 1/2 cucharadita de jengibre
Piel de media naranja (opcional)

Preparación:
Pelamos los higos, los cortamos en trocitos y los ponemos en una cazuela con una base de higos, azúcar, encima otra capa de higos, otra de azúcar y así hasta terminar con todo. Echamos el zumo de limón, el jengibre y la piel de naranja y dejamos una hora macerando.
Pasado este tiempo ponemos la cazuela al fuego y cuando empiece a hervir bajamos a fuego medio bajo removiendo de vez en cuando para que no se pegue en el fondo.
Dejamos reducir hasta tener una textura de mermelada (para comprbarlo ponemos una cucharada en un plato y movemos. Si tiene textura de puré algo ligero ya estará porque al enfriar espesará aún más.
Sacamos, quitamos la piel de naranja,ponemos en botes esterilizados, cerramos y listo!

NOTA: el bizcocho que acompaña la mermelada de la foto es la que llamamos "coca de llanda" o "coca boba" que podéis ver AQUI

martes, 22 de septiembre de 2015

LOMO DE ORZA (SOLOMILLO)

Qué maravillosa receta!!! Os digo a todos que tenéis que hacerla sin duda ninguna. No os vais a arrepentir!!!
La primera vez que comí lomo de orza fue en la provincia de Jaén, con Fabián y Catalina. A Fafá y a mí nos encantó, aunque no sabía exactamente qué animal era la "orza". Jajajajaja qué bruta si, pero qué me iba a imaginar que orza es simplemente la vasija de barro alta y sin asas típica para guardar conservas...
Llevaba meses rondándome la receta por la cabeza, y el hecho de que mi madre y sus amigas de toda la vida quedaran unos días para verse y hacer una convivencia me animó a hacerla para que tuviesen algo que picar a media mañana.
...y triunfó la receta por ella misma. Y era algo que no me sorprendió, aunque después cuando me desayuné algunas sobras no imaginé que el sabor iba a ser hasta mejor de lo que recordaba.
La receta es con lomo de cerdo, una cinta de lomo que ahora os diré como cortar, pero yo compré solomillo de cerdo y... bueno... qué puedo decir de tan noble parte.. que estaba de muerte!!!!
La receta es de Catalina, de Cocina con Catalina y sólo puedo decir que su receta es incluso mejor que la de un buen restaurante. Gracias Catalina por esos días compartidos en tu pueblo, Villanueva de la Reina, y por la receta de tu amiga Maria Ángeles Martínez!

Ingredientes:
1 kilo de lomo de cerdo (yo le puse solomillo. Lo suyo es el lomo porque es más barato y sale más a cuenta)
10 dientes de ajo
100 mililitros de vinagre de vino blanco
1 cucharada de orégano
20 gramos de sal
1 cucharadita de pimentón dulce
500 mililitros (1/2 litro) de aceite de oliva virgen extra
Unos granos de pimienta

Preparación:
Si usais solomillos cortarlos en dos si son largos para que quepan en una cazuela.
Si poneis cinta de lomo cortarlos a lo largo en tres, de manera que os queden unos trozos de anchos como los de la foto. El largo no importa porque luego en el momento de comerlos se cortan en láminas o taquitos de medio centímetro.
En un mortero ponemos los ajos, el pimentón, el orégano y la pimienta. Yo lo puse en la picadora y lo piqué lo más posible; mezclamos con el vinagre, la sal y la pimienta y ponemos los lomos a macerar durante 12 horas girándolos de vez en cuando.
Después de 10/12 horas sacamos los lomos.
En una sartén (yo los puse en una cazuela donde podía cubrirlos con el aceite) echamos el aceite, el lomo y la mezcla de la maceración y lo freímos a fuego lento hasta que estén bien hechos. Tened en cuenta que el solomillo es más tierno que el lomo y se hace antes.
Ponemos el lomo en un recipiente y se cubre con el aceite y los restos que han quedado en el fondo. Yo dejé enfriar todo y lo puse en un tupper para que mi madre se lo pudiese llevar con las amigas, pero lo mejor es ponerlo en una orza, en un recipiente de barro alto cubierto con aceite y a la hora de utilizarlo cortamos unas rodajas no muy gruesas y lo servimos frío o le damos un golpe de calor en una sartén con un poco del aceite del recipiente.
No os quiero ni contar esas tostadas mañaneras con un chorrito de ese aceite y unos lomitos encima.... QUÉ PECAO!!!

NOTA: He vuelto a repetir la receta con los mismos ingredientes pero esta vez con cinta de lomo.
 La cinta es alargada y con forma rectangular asi que yo le pedí al carnicero que cortase lomos de este grosor.
 Como veis la carne de la cinta es más blanca que el solomillo.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

GARBANZOS SALTEADOS

No soy fan de los garbanzos. Me sientan fatal.Podría decir que hace años que no los como, aunque soy de la opinión que si uno es el que cocina en casa, tiene que cocinar de todo, y no sólo lo que le gusta.
Al resto de mi familia los garbanzos les encantan, especialmente la ropavieja típica canaria, que se da un aire a esta receta.
Es un plato perfecto como tapa, o como plato fuerte; se puede saltear con pollo, con bacalao.. como más os guste.

Ingredientes:
300 gramos de garbanzos
1 cebolla grande
1 cucharada de pimentón (dulce o picante)
3 dientes de ajo
1 muslo de pollo (muslo y contramuslo)
1 hoja de laurel
Sal
1/4 cucharadita de pimienta negra
50 mililitros (dos dedos) de vino blanco opcional
4-6 cucharadas de aceite de oliva virgen

Preparación:
En un bol ponemos los garbanzos a remojo en agua con una cucharadita de bicarbonato (el bicarbonato es opcional pero los garbanzos quedan mejor) y los dejamos toda la noche.
Al día siguiente escurrimos los garbanzos y los ponemos en una cazuela con agua fría, el laurel, la cebolla, los ajos, la sal y el muslo de pollo y dejamos hasta que los garbanzos estén hechos.
Escurrimos, desmenuzamos el pollo por un lado y reservamos los garbanzos por otro.
En una sartén ponemos el aceite, picamos bien y añadimos la cebolla y los dientes de ajo que habíamos echado en la cazuela con los garbanzos, lo sofreimos y echamos los garbanzos y el pollo desmenuzado, damos unas vueltas e incorporamos el pimentón, cocinamos unos segundos con cuidado que no se queme y añadimos el vino, rectificamos de sal, añadimos la pimienta y esperamos que se evapore el líquido que pueda quedar.
Nota: Yo he acompañado los garbanzos con unas patatas que previamente había cocido al punto y los añadí al sofrito para que se cocinase todo junto los ultimos minutos.