Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

viernes, 17 de abril de 2015

ARROZ CON LECHE INTEGRAL (VERSIÓN SIN GLUTEN, SIN LACTOSA Y PARA DIABÉTICOS)


... y con todo eso que pone en el título os preguntaréis.. y a qué sabe???!!!! Pues al arroz con leche de toda la vida!
 La versión que voy a poner aquí es con azúcar de caña, por eso el color beige, pero no quería olvidar a los diabéticos en esta receta ya que el arroz es integral y tiene menos almidón: para ellos sólo cambiar el azúcar de caña por edulcorante líquido: os diré cuándo añadirlo para que no se cocine y cambie su sabor.
 Por qué integral? Porque me antojé de hacer arroz con leche y me di cuenta que no tenía arroz de grano gordo, y con el fino no queda igual, así que pensé.. y con el integral qué tal?
Pues con el integral igual, perfecto. No se nota nada el cambio, de hecho, cuando le he dicho que era arroz integral a mi madre -que es "la conejillo de indias" de mi casa- me ha dicho: "pues sabe igual"!!!

Ingredientes:
100 gramos de arroz integral
700 mililitros de leche (la podéis poner normal, sin lactosa, de avena o de almendras. Si usáis la de almendras probad antes de echarle azúcar porque probablemente necesite menos de la mitad de azúcar)
8 cucharadas de azúcar (en mi caso 8 cucharadas de panela rallada que es azúcar integral de caña, pero podéis ponerle normal. Para diabéticos 8 gotas de edulcorante líquido (o el equivalente a 8 cucharadas de azúcar)
Piel de 1 limón (sin la parte blanca, que amarga)
1 rama de canela o media cucharada de canela en polvo

Preparación:
Ponemos el arroz en abundante agua toda la noche (este paso es muy importante para quitarle ese sabor a paja que suele tener el arroz integral y para que se cocine en el tiempo establecido. Si no lo hacéis, se quedará duro)
Colamos el arroz cuando vayamos a prepararlo; en un cazo con abundante agua hirviendo echamos el arroz con una pizca de sal; damos unas vueltas con una pala de madera y dejamos que hierva durante 10 minutos con el cazo tapado.
Mientras el arroz se hace ponemos en un cazo la leche, la canela y la piel del limón, damos un hervor y bajamos el fuego. Lo dejamos 7 minutos y retiramos el palo de canela y el limón.
Pasados los 10 minutos colamos el arroz, subimos el fuego de la leche y cuando ésta hierva echamos el arroz. No le ponemos la tapa. Dejamos 10 minutos más.
Una vez que el arroz esté listo apartamos del fuego y añadimos el azúcar, removemos bien y llevamos de nuevo al fuego a que hierva a fuego medio 5 minutos más. En este momento no dejamos de remover con una cuchara de madera ya que el azúcar se va al fondo y se puede pegar y quemar. Queremos que reduzca un poco el líquido para que espese luego en frío. (espesa bastante) PARA DIABÉTICOS: dejaremos que reduzca a fuego medio durante esos 5 minutos sin añadir el edulcorante ya que a altas temperaturas éste cambia el sabor, por lo que primero reduciremos el líquido y cuando hayan pasado los 5 minutos hirviendo, sacamos e incorporamos el edulcorante al final.
Ponemos en vasos individuales y dejamos enfriar. Espolvorear canela por encima en el momento de servir.

NOTA.- Si os gusta más compacto podéis ponerle 600 mililitros de leche en lugar de 700

MANZANAS ASADAS (AL HORNO O MICROONDAS)


Hola de nuevo! después de unas semanas sin publicar, os traigo una receta muy sencilla y rica.

 Manzanas al  microondas. Rápido, sencillo y un postre dulce y sano que podéis dar a los niños en lugar de la típica bollería. Os aseguro que les encantará.
 Lo único que he cambiado en esta receta es el azúcar; normalmente le ponía azúcar blanca o morena pero no sé si sabéis, que las que nos venden son de remolacha, no de caña. Pues esta vez lo he hecho con azúcar moreno de caña.
 Es más sano y además no cristaliza como el azúcar blanco, quedando un almíbar delicioso.
Tengo que decir que la de la foto está recién sacada del microondas, por eso se ve tersa e hinchada. Pasados unos minutos se baja y se arruga un poco, que sepáis que es normal.

Ingredientes:

Manzanas
1 cucharada de azúcar por cada manzana (o una de azúcar integral de caña. Yo tenía panela y es lo que he utilizado. Es azúcar de caña en una piedra y la voy rallando. La encontraréis en Carrefour en la zona de productos latinos o en grano en la zona de alimentos BIO)
Canela al gusto

Preparación:

Aquí tenéis la preparación que es muy sencilla.
Lavamos las manzanas y le quitamos el corazón con un cuchillo o con un descorazonador de manzanas. Se nos quedará un agujero central como en la segunda foto.
En un recipiente apto para microondas/ horno ponemos las manzanas y les echamos el azúcar por el agujero.
Espolvoreamos canela.
Metemos en el microondas 8-10 minutos (para unas manzanas medianas) a máxima potencia; sacamos y dejamos enfriar.
Si las queremos hacer al horno las pondremos a 180ºC/356F durante 25 minutos. 

Nota: si queréis darle un poco de gracia echadles también un chorrito de vino dulce, brandy o similar.

martes, 10 de marzo de 2015

GALLETAS REJAS RÁPIDAS (PASO A PASO)

Estas galletas son muy sencillas, rápidas y ricas, y sirven para tapar el té o el café!!El enrejado es entretenido, no es dificil pero yo recomiendo no hacerlo demasiado fino, porque si no estaréis un buen rato entrelazando la masa..
Cuanto más finas las tiras.. más fina la galleta.
Hay que ser generosos con el azúcar porque la masa no lleva y si no quedarán sosos, ni dulces ni nada.
La masa la podéis comprar hecha (masa quebrada), yo lo hice, pero me resultó tener un toque salado (debe ser dependiendo de donde la compres o la marca)
Como son tan bonitas la próxima vez haré yo la masa, solo se necesitan 30 minutos más..

Ingredientes:

2 láminas de masa quebrada
Si queréis hacer vosotras la masa:
150 gramos de harina
75 gramos de mantequilla fría
1 huevo
50 gramos de azúcar glass
Una pizca de sal

En todos los casos necesitaréis además:
Mantequilla derretida para pintar
Azúcar al gusto
Canela o vainilla (también puede ser azúcar avainillado)

Preparación de la masa para las galletas si no usáis láminas compradas:
En un bol ponemos la harina tamizada con la mantequilla en dados y mezclamos con los dedos hasta conseguir una masa arenosa.
Añadimos la sal, el huevo batido y el azúcar y amasamos, más bien aplastamos todo hasta integrar. No debéis trabajar mucho la masa porque se calentará la mantequilla. Es mejor integrar lo justo y dejar enfriar durante una hora y luego volver a amasar un poco y dejar enfriar de nuevo.
Una vez fría cortamos la masa en dos y las estiramos hasta que queden de unos milímetros de grosor y hacemos las galletas:
Usaremos una lámina o una masa para hacer las tiras verticales y la otra lámina o masa para hacer las tiras horizontales.

Foto 1.-Cortamos la lámina con un cuchillo sin llegar hasta el final unas tiras de 1 centímetro de grosor. Os recomiendo usar un palito, vara o algo para que os salgan todas del mismo grosor, tanto las verticales como las horizontales.
Foto 2.- Levantamos tiras alternando una no y una sí hasta completar todas y pasamos una tira horizontal que ya teníamos cortada.
Foto 3.- Bajamos las tiras que teníamos subidas.
Foto 4.- Levantamos las tiras horizontales que en la foto 2 estaban por abajo y volvemos a pasar una tira vertical y bajamos todas.
Foto 5.- Seguimos este proceso hasta terminar con todas las tiras.
Con un vaso pintado con un poco de aceite, un cortapastas o lo que queráis cortáis la masa y la ponéis sobre papel de horno.
Pintáis con mantequilla derretida y le añadís el azúcar por encima y la canela o azúcar avainillado (si hacéis la masa vosotras podéis poner la canela o la vainilla en la masa)

Metemos en horno precalentado a 200ºC /392F durante 10 minutos con cuidado que no se doren demasiado y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Nota: Podéis usar el cortapastas que queráis, la boca de un vaso, o incluso algún cortapasstas o molde con formas.

BRIOCHE ROSCA HERRADURA

Hoy una nueva propuesta, muy muy sencilla: brioche, bollo dulce, pan de leche...
Una merienda estupenda con un buen café, en este caso un Juan Valdez en grano traído de Colombia. Gran aroma y sabor fuerte y afrutado.
 La receta es muy fácil. Lo más importante con estas preparaciones es amasar muy bien para integrar la harina, no añadir más de la que se indica (como mucho 50 gramos más) y trabajarla bien para conseguir una buena miga.
 La idea la tomé de del blog Corazón de almíbar sólo que yo en lugar de pepitas de chocolate le puse uvas pasas y orejones (melocotón deshidratado)
 La base es la misma, luego podéis añadirle los ingredientes que queráis: pepitas de chocolate, frutas desecadas, frutos secos.. Imaginación al poder!

Ingredientes:
90 mililitros de leche
30 gramos de levadura fresca de panadería
4 huevos medianos
500 gramos de harina de fuerza
60 gramos de azúcar
10 gramos de sal
100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno:
200 gramos de pasas y orejones (o pepitas de chocolate o frutos secos o un poco de todo hasta completar 200 gramos)
1 yema y unas gotas de leche para pintar el brioche

Preparación:
En un bol ponemos la leche templada y desmenuzamos la levadura en ella. Removemos hasta que se disuelva. Acordaos que si la leche está fría no subirá la levadura, y si está muy caliente se muere.
Añadimos el azúcar, los huevos batidos, la sal y la harina y removemos todo bien hasta que esté bien integrado.
Añadimos la mantequilla cortada en trozos (tiene que estar blanda pero no líquida) y la vamos añadiendo y amasando hasta tener una bola lisa.
Tapamos el bol con un papel film transparente y dejamos reposar durante una hora o hasta que la masa doble o triplique el volumen.
Pasado este tiempo sacamos la masa del bol y amasamos bien de nuevo. Ponemos un poco de harina sobre la encimera para que no se pegue.
Extendemos con un rodillo que nos quede de forma rectangular. Echamos 150 gramos de las  frutas por toda la masa y enrollamos que nos quede un cilindro alargado. Esparcimos los 50 restantes por encima de la masa y unimos los bordes hasta obtener una rosca, un círculo.
Con una tijera le damos unos cortes cada 5 o 6 centímetros sin llegar hasta el final. Tapamos y dejamos reposar unas 2 horas o hasta que doble el volumen.
Precalentamos el horno a 200ºC/392F
Pasado este tiempo pintamos con la yema batida con las gotas de leche cuidando de no apretar para que no se baje la masa y lo metemos a mitad del horno que en este momento bajaremos a 180ºC/356F durante 10-15 minutos.
Cuando esté frio espolvoreamos con azúcar glass

domingo, 8 de marzo de 2015

GALLETAS DE LIMÓN RELLENAS DE BUTTERCREAM DE LIMÓN

Misma receta de galletas que puse en el post anterior de galletas de limón pero esta vez más pequeñas y rellenas de crema de limón. 
 Esta es una crema de mantequilla que no necesita frío. Si bien es cierto que se ablanda la margarina y no queda igual. Aguantan muy bien sin ponerse blandas, y si, he dicho margarina en lugar de mantequilla, para que no quede el relleno duro. Aunque también podéis poner en lugar de margarina mitad mantequilla mitad queso de untar: una buttercream de queso crema.
Yo os recomiendo éstas para la hora del café o té, y como se pueden tener hechas las galletas.. pues el relleno lo podéis dejar a parte en un tupper metido en una manga pastelera, que aguanta perfectamente semanas, y a la hora de servirlas, entonces ponéis el relleno.
Resultado: unas galletas perfectas!
Repito la receta de galletas para que no tengáis que estar yendo al otro post y más abajo añado el relleno, muy sencillito.

Ingredientes:
330 gramos de harina de trigo
120 gramos de azúcar glass 
1 limón
200 gramos de mantequilla (mantequilla, no margarina)
1/2 cucharadita de sal
2 yemas de huevo

Para el relleno:
200 gramos de margarina (o 100 de mantequilla y 100 de queso tipo philadelphia)
200 gramos de azúcar glass
1 cucharadita de ralladura de limón
Zumo de medio limón
Preparación:
Lavamos bien el limón y rallamos toda la piel. Exprimimos el limón y  reservamos el zumo.
En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal, todo bien tamizado y añadimos la ralladura del limón.
Añadimos la mantequilla cortada en trocitos y vamos mezclando con una mano a la vez que vamos desmenuzando la mantequilla hasta conseguir un aspecto arenoso.
Batimos las yemas de huevo y lo añadimos junto con el zumo del limón. Mezclamos y amasamos un poco, lo justo para que se integre todo bien, pero no demasiado para no calentar la mantequilla ya que se pegaría la masa y no podríamos amasarla.
Envolvemos la masa en papel film transparente y dejamos en la nevera una hora para que la mantequilla vuelva a ponerse un poco dura.
Pasado este tiempo estiramos la masa sobre un papel de horno (o entre dos papeles de horno estiramos con un rodillo para que no se pegue) y dejamos la masa con unos 5 milímetros de grosor. 
Cortamos con un cortapastas, con un aro o con una taza de café o lo que tengáis a mano, los ponéis sobre papel de horno en una placa y lo metéis en la nevera 30 minutos. En este momento podéis escribir algo en ellas; yo usé unas letras de cocina que tengo de los chinos. 
Precalentamos el horno a 180ºC/356F y las metemos en la mitad del horno calor arriba y abajo durante 15-20 minutos cuidando que no se oscurezcan. 
Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.
Hacemos el relleno:
Batimos la margarina con el azúcar, la ralladura y el limón poco a poco hasta conseguir una crema lisa y suave.
Metemos en una manga pastelera y rellenamos.
Nota: yo corté la masa en dos, guardé la mitad en la nevera y fui estirando la otra mitad, y cuando se iba calentando la metía a la nevera y sacaba la otra mitad para seguir haciendo galletas.
Tened cuidado a la hora de pasar las galletas a la rejilla porque salen super blandas y no se endurecen hasta que se enfrían.

GALLETAS DE LIMÓN (GALLETAS DE MANTEQUILLA MUY FÁCILES)

Va de limones esta semana.. Y es que una de mis vecinas tiene un amigo con un campo y no hay gente "pa" tantos limones.
 Y yo es que me pongo y hasta me faltan! así sea que me los den por toneladas al final paro porque se me acaba la mantequilla, los huevos o el azúcar, pero no por ideas ni ganas de meterme en la cocina.
 Estas galletas le han gustado a todos. Son buenísimas y muy agradecidas. Rápidas, fáciles, con mucho sabor a limón -que podéis cambiar por canela, naranja..- y podéis hacer mucha cantidad de masa y congelarla para sacarla en cualquier momento.
Lo bonito de estas galletas es que queden blanquitas, como las típicas danesas. A mi se me doraron un poco por abajo, hay que colocarlas justo en el medio del horno y mejor en una rejilla clara, plateada, para galletas, porque se las ponéis sobre la placa oscura del horno os pasará esto. 

Ingredientes:
330 gramos de harina de trigo
120 gramos de azúcar glass 
1 limón
200 gramos de mantequilla (mantequilla, no margarina)
1/2 cucharadita de sal
2 yemas de huevo

Preparación:
Lavamos bien el limón y rallamos toda la piel. Exprimimos el limón y  reservamos el zumo.
En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal, todo bien tamizado y añadimos la ralladura del limón.
Añadimos la mantequilla cortada en trocitos y vamos mezclando con una mano a la vez que vamos desmenuzando la mantequilla hasta conseguir un aspecto arenoso.
Batimos las yemas de huevo y lo añadimos junto con el zumo del limón. Mezclamos y amasamos un poco, lo justo para que se integre todo bien, pero no demasiado para no calentar la mantequilla ya que se pegaría la masa y no podríamos amasarla.
Envolvemos la masa en papel film transparente y dejamos en la nevera una hora para que la mantequilla vuelva a ponerse un poco dura.
Pasado este tiempo estiramos la masa sobre un papel de horno (o entre dos papeles de horno estiramos con un rodillo para que no se pegue) y dejamos la masa con medio centímetro de grosor. 
Cortamos con un cortapastas, con un aro o con una taza de café o lo que tengáis a mano, los ponéis sobre papel de horno en una placa y lo metéis en la nevera 30 minutos. En este momento podéis escribir algo en ellas; yo usé unas letras de cocina que tengo de los chinos. 
Precalentamos el horno a 180ºC/356F y las metemos en la mitad del horno calor arriba y abajo durante 15-20 minutos cuidando que no se oscurezcan. 
Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.
Nota: yo corté la masa en dos, guardé la mitad en la nevera y fui estirando la otra mitad, y cuando se iba calentando la metía a la nevera y sacaba la otra mitad para seguir haciendo galletas.
Tened cuidado a la hora de pasar las galletas a la rejilla porque salen super blandas y no se endurecen hasta que se enfrían.

MERMELADA DE LIMÓN, JENGIBRE Y CANELA

Qué orgullosa estoy de esta receta... si, ya sé que una mermelada no tiene mucha complicación.. fruta, azúcar, un poco de agua y ya. 
 Pero es que es la primera vez que hago una mermelada de limón y he leído unas cuantas recetas para terminar haciendo la mía, y ver que me ha salido estupenda me produce mucha alegría. Suave, con un sabor a limón intenso, dulce con un toque ácido y un regusto un poco amargo muy muy lejano y nada fuerte al final.
 Es una mermelada que espesa muy fácil, como la de naranja, porque el limón tiene muchísima pectina, que hace que gelifique perfectamente (por eso en otras mermeladas añadimos siempre el zumo de medio limón). Os diría que a la hora de ponerla al fuego dejéis la mermelada más bien como un puré ligero porque al enfriar espesa muchisimo, con lo que si evapora mucho luego os podéis encontrar con una gelatina de limón, del estilo del membrillo.
 Es una mermelada muy clara, de hecho en las fotos parece más oscura de lo que es en realidad. Aún así yo he dejado que el azúcar tome un poco de color porque las mermeladas muy claras no me van mucho, a no ser que sea cabello de ángel, que si, se ve más bonito si es dorado.
Me gusta que se vea que está hecha de limón, así que he dejado algunos trozos de piel de limón en tiras. Muy muy bonita, no creéis?

Ingredientes (dos botes de 250 aproximadamente):
1 kilo de limones (estos son del campo de una vecina)
500 gramos de azúcar
250 mililitros de agua
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de jengibre

Preparación:
Lavamos muy bien los limones y los cortamos en cuartos.
En un bol echamos los trozos y los cubrimos de agua. Los dejamos dos días en la nevera cambiándole el agua dos veces al día.
En este punto tengo que decir que esto es para quitarle el amargor a los limones y usar todo: piel, parte blanca y pulpa, pero yo los puse en remojo para quitarles el amargor en general y porque luego podéis separar mejor la parte blanca de la pulpa, y luego con un cuchillo a ras podréis separar la piel de la parte blanca más fácilmente.
Pasados los dos días escurrís bien, peláis los trozos de limón (se separa muy fácil con la mano) la pulpa de la parte blanca y luego con un cuchillo a ras sacáis la piel y desecháis lo blanco. Quitad todas las pepitas porque también amargan un montón.
En una cacerola echáis la piel y la pulpa con el agua y con una batidora le dais para romper un poco y conseguir la textura que queráis. Yo lo puse en una batidora americana, le di 1 golpe de 3 segundos y ya, a la cacerola.
Ponemos al fuego y cuando haya cogido calor y lleve unos 10 minutos añadimos el azúcar y las especias moviendo bien para que no vaya al fondo y se queme. Dejamos 20 minutos más hasta que evapore 1 tercio y retiramos. Pasamos a unos tarros esterilizados, podéis ver cómo se hace aquí y dejamos enfriar.

Nota: os aconsejo que remováis más o menos continuamente para que el azúcar no se vaya al fondo y se queme, y lo hagáis a fuego medio bajo para que el azúcar no tome color rápidamente.
Si queréis una mermelada más clara parad dos o tres veces la cocción y volvéis a poner al fuego para que el azúcar no se tueste.