Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

miércoles, 17 de diciembre de 2014

AREQUIPE/ DULCE DE LECHE SIN LACTOSA


Estos días he quedado con una amiga para ir a verla. Desde finales de septiembre que no nos vemos.
 Este fin de año hemos estado tan ocupadas las dos que ni hablar apenas. Quisimos quedar un par de veces pero no pudo ser. Este sábado me llamó y me dijo: "de esta semana no pasa, o vienes tú o voy yo a tu casa"
 Y si, o lo hacemos así o lo vamos dejando, así que le dije que yo iba, y que llevaría tarta, para celebrar que nos vemos, o lo que sea!
 Qué problema hay? que es celíaca, y su marido ahora intolerante a la lactosa, así que cada vez se pone más difícil esto de cocinar para ellos.
Como cualquier relleno lleva queso, leche o chocolate (con lactosa) me propuse hacer dulce de leche sin lactosa.
Es perfecto, suave, de sabor agradable, con textura para que no se desparrame al rellenar o cubrir.
Es súper sencillo, eso si, no apto para impacientes: tarda algo más de una hora en cocinarse!

Ingredientes (yo puse la mitad de las cantidades. Con 500 mililitros de leche obtenemos unos 300 gramos de dulce de leche)

1 litro de leche sin lactosa
200 gramos de azúcar
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de esencia de vainilla (la mía es sin gluten también)
 En un cazo ponemos a calentar la leche. Cuando rompa el hervor echamos el azúcar junto con el bicarbonato y movemos con una cuchara de madera (yo con una varilla para las cosas que hago sin gluten)
Veréis que sale espuma, es por el bicarbonato, no pasa nada.
 Ahora se trata de que evapore y reduzca hasta tener la consistencia deseada. Esto tarda aproximadamente una hora (si, leéis bien: una hora) y hay que estar moviendo más o menos continuamente para que no se pegue abajo y que no hierva fuerte para que no se desborde la leche. Veréis que la leche va cambiando de color.
Pasada una hora o algo más ya estará lo suficientemente espeso. Ponéis una cucharada en un plato y pasáis un dedo. Si queda así, ya estará listo, lo sacáis y ponéis un papel film transparente por encima pegado para que no haga costra.
Si véis que la textura aún está líquida por más que pasa el tiempo y evapora, entonces añadid una cucharadita colmada de harina de maiz (Maizena) disuelta en dos dedos de agua fría, lo echáis y dejáis que dé un hervor.
A disfrutarrrrrrrr!!!!!!!!!!

sábado, 13 de diciembre de 2014

GUINDILLAS PICANTES EN VINAGRE (MANERA DE ENCURTIR PIMIENTOS, PEPINILLOS..)

Hoy os traigo una manera de encurtir. Básicamente lo que se hace es conservar en vinagre, sal, agua y hierbas aromáticas
Yo las he hecho de guindillas muy muy picantes que me trajo mi vecina Conversión. Ella tiene un puesto de churros en Campello y siempre vuelve con algo. Unas berenjenas, unas guindillas, granadas..
El proceso es muy sencillo y podéis poner guindillas, cebolletas (sólo la parte blanca y que no sean muy grandes), pepinos (si no los encontráis pequeños los compráis normales, los partís por la mitad y luego en cuartos si son muy gordos), berenjenas (las típicas de almagro son para encurtir porque son pequeñitas)..

Ingredientes:
Guindillas (las que quepan bien prensadas en un bote de cristal)
Sal
1 litro de agua
200 mililitros de vinagre
Hierbas aromáticas o pimienta en grano (esto es opcional; si las guindillas son picantes no le pongáis nada, pero si hacéis pepinillos ponedle unos 4 ó 5 granos en cada bote)

Preparación:

Lavamos las guindillas y los pimientos y escurrimos.

En una olla ponemos agua suficiente (aproximadamente un litro) y cuando empiece a hervir metemos las guindillas durante unos segundos.
Sacamos del agua y metemos en botes de cristal bien apretados que quepan bastantes sin que lleguen a romperse. Echamos sal al gusto. Yo le he echado 1 cucharada y media por cada bote.
Ponemos el litro de agua con el vinagre en una cacerola y cuando rompa a hervir llena los botes hasta el borde y cierra. Deja que se enfríe.
En 15 días podréis empezar a disfrutar de estos encurtidos, aunque si esperáis un mes mucho mejor!

ARROZ NEGRO

Hoy os traigo un arroz espectacular, súper agradecido, fácil, con poquísimos ingredientes, baratos y lo mejor: se hace muy rápido.
 El truco para que quede negro es no ponerle colorante ni azafrán, sino tintas de calamar. las podéis encontrar en la sección de congelados de mariscos y pescados.
 La receta es de Mariano, del blog El Placer del Paladar. Es un experto en arroces de esta zona y os recomiendo que le echéis un vistazo.

Ingredientes para 4 personas:
500 gramos de puntillas de chipirón o calamar (en mercadona los encontráis congelados. Podéis ponerle calarmar o sepia normal, sólo que tendréis que cortarla en pedacitos. Para 4 personas serían 2 calamares grandes, y podéis acompañar con un trozo de atún fresco cortado en dados
3 cubitos de caldo de pescado o fumet de pescado.
3 ñoras (o pimiento seco, ají seco que no sea picante)
1 ramillete de perejil
5 ajos grandes
4 cucharadas de tomate frito ó 2 tomates rallados sin piel ni pepitas
3 bolsitas de tinta de calamar
100 gramos de arroz por persona (en este caso 400 gramos)
1 litro de agua o caldo de pescado
Aceite

En la paellera echamos unas cucharadas de aceite (6 cucharadas) y echamos la ñora que se fría un poco. La retiramos rápidamente para que no amargue. La ponemos en un mortero, picadora o, como yo, en un vaso batidor, con los dientes de ajo y el perejil y lo picamos bien (si no se pica bien echad 2 tacitas de las de café de agua)
En la paellera donde hemos frito las ñoras echamos las puntillas de chipirón y dejamos que se evapore un poco el agua.
Añadimos la mezcla de ajos, ñora y perejil y damos unas vueltas. Añadimos el tomate rallado o frito junto con la tinta de calamar y dejamos unos minutos que coja sabor.
Echamos el arroz, damos unas vueltas y añadimos el fumet de pescado o el agua con los cubitos de pescado que estará caliente y dejamos a fuego fuerte que hierva 10 minutos y a continuación bajamos y dejamos 8 minutos  más.
Pasado este tiempo retiramos y tapamos con un paño limpio para que repose 5 minutos.
Servir con una mayonesa de ajo o allioli.
Nota: yo hago el arroz en una vitrocerámica, y suele cocinarse más fuerte por el centro que por los lados, así que suelo tener el horno precalentado a 180ºC con calor sólo abajo y cuando han pasado los 10 minutos termino los 8-10 restantes en el horno. Queda perfecto.

sábado, 29 de noviembre de 2014

MARMITAKO (GUISO) DE MERLUZA Y LANGOSTINOS Y SEMANA DE ADVIENTO

Hoy fui a misa. Suelo ir los domingos a la Ermita de Fabraquer en la Playa de San Juan. Soy la “niña” de la ermita. Todos me miman, me quieren..; el domingo que no voy el sacerdote me “castiga” al siguiente: Anita toca la campana, enciende las velas.. y por supuesto lee la segunda lectura, como siempre.

Pero como digo, algunos domingos no puedo ir, y entonces voy los sábados a mi parroquia, la Iglesia de San Pedro. Los sábados canta el coro de la parroquia, que lo forma la tercera edad en su mayoría, y que a cada tanto que voy me alegra oír que van mejorando a marchas forzadas.
Siempre acaba la misa cantando una salve a la virgen: la Rociera, la de Triana.. castañuelas y un tamboril rociero. Emocionante.
Hoy la misa la ha celebrado Don Antonio. Qué mayor está… me acuerdo cuando íbamos de convivencias con la parroquia a Biar después del post catecismo y ya era él el párroco, y por aquél entonces hace unos 27 años mi padre ya contaba que a él le había dado clases en el Instituto. Me pregunto cuántos años tendrá….
Don Antonio es "de veces": a veces celebra misas de 40 minutos y otras veces sólo la homilía dura más que la misa entera. Hoy ha estado templado. Templado y muy triste.
Empezó la prédica diciendo que tenía que hablar de la preparación para La Venida del Señor y que no se sentía con fuerzas. Ha sido -como él mismo ha dicho- una confesión.  Tantas cosas que pasan, cristianos perseguidos por su fe, gente que pierde sus casas y no tienen dónde ir, y en Navidad la gente se hincha a comer cuando podríamos compartir con los que menos tienen,  y él ora y ora y cada vez llega más gente necesitada a la parroquia y se pregunta: Señor, dónde estás, por qué no me escuchas? Nos ha pedido que oremos por él, para que no pierda la esperanza.
Esperanza. No he entendido el significado de esta palabra hasta hoy. Viendo al Sacerdote me he dado cuenta qué importante es que todos la tengan. No se puede vivir sin ella, y oyendo a Don Antonio se daba uno cuenta que estaba perdiendo la esperanza no en Dios, sino en que Él escuchase sus oraciones.
Ha sido muy triste ver a un hombre desesperado porque no hay esperanza para la gente; y ha sido revelador, porque siempre la pedimos para nosotros, pero no pensamos en la de los demás.
Pero mire Don Antonio, que el Señor no desoye una oración jamás, y hoy le ha concedido lo que tanto ha pedido. A través de usted nos recuerda que Él vino para estar entre nosotros, entre todos, y para recordarnos que lo que le hagamos a los demás, se lo hacemos a Él.
Así que aunque usted no lo lea, ni lo vea, esta Navidad será diferente: no quiero cometer excesos y  meteré un kilo de comida de más en mi carro cada vez que vaya a comprar para dejarlo en Cáritas. 
Y sobre todo me comprometo a orar por usted, para que recupere la esperanza, y por todos aquellos que la han perdido por cualquier causa.

Os deseo un Adviento con esperanza a todos.

Hoy la receta de marmitako es para todos los bolsillos, podéis hacerlo como yo, con merluza congelada, pero que sean medallones para que podáis poner unos trozos un poco gruesos, como en dados.
Podéis ponerle langostinos, gambas o lo que queráis. Éstos también son congelados, pero que sean crudos para que podáis hacer un buen caldo con las cabezas.

Ingredientes para 4 personas:
3 patatas grandes
3/4 medallones de merluza
8/12 langostinos
1 cebolla grande
1 pimiento (no pongo color, el que queráis)
1 tomate, o tres cucharadas de tomate frito
1 diente de ajo
1/2 vaso de vino blanco
1 cucharadita de pimentón dulce
1 hoja de laurel
Sal
Aceite
Agua
Perejil picado

Preparación:
Pelamos los langostinos y en una cazuela con un poco de aceite echamos las cabezas apretándolas bien para que saquen todo el jugo. Añadimos un par de vasos de agua y dejamos que hierva unos minutos. Colamos apretando bien las cabezas o trituramos todo con una batidora y colamos.
En una cazuela ponemos un par de cucharadas de aceite y echamos la cebolla, el ajo y el pimiento muy picadito con un poco de sal y dejamos que se haga todo bien.
Cuando la verdura esté bien hecha (pochada) agregamos la cucharada de pimentón, damos unas vueltas y rápidamente echamos el vino para que no se queme el pimentón (porque si se quema amarga), dejamos que se evapore el alcohol y añadimos el tomate.
Echamos las patatas en rodajas, damos unas vueltas y echamos la hoja de laurel y sal. Añadimos el caldo que habíamos hecho con las cabezas de los langostinos y agua hasta cubrir las patatas (sólo hasta cubrirlas, al ras) 
Dejamos cocer unos 15 minutos y entonces añadimos la merluza cortada en dados y los langostinos, echamos el perejil y dejamos 5 minutos más para que cueza todo junto y servimos.

martes, 18 de noviembre de 2014

ASADO DE VERDURAS CON ESPECIAS (ESTILO JAMIE OLIVER)

Me he apuntado al gimnasio, y para colaborar con la causa -con la mía- he hecho unas verduras.
 No recuerdo qué edad tenía cuando fuí por última vez a uno. Sólo recuerdo que fue con mi amiga Olga, y no estoy segura que tuviera aún el carnet de conducir y ya va para 16 que lo tengo.
Cómo ha cambiado todo desde aquél entonces. Antes sólo había aerobic y había pasos de salsa, de gimnasia, con pesas.. ahora como tal no existe; todo se ha especializado: Zumba, tbc, step, gap, aerojump, bodypump, bodycombat..
 Total, que me apunto y el primer día tengo la maravillosa idea de meterme en una clase de ciclo indoor (lo que toda la vida se ha llamado spinning (una bici estática y pedalear al ritmo del chunda chunda). Tengo que decir que mi predisposición no fue la mejor porque cuando dijo que la clase duraba 45 minutos yo pensé: "me sobran 25" y casi que si, porque a los 30, y después de estar cerca de 10 pedaleando al mínimo me tuve que bajar de la bici e ir al baño porque creí que me iba a dar algo. Eso sí, dejé la toalla en la bici para hacer ver que iba a volver. Y volví, al acabar la clase. No me han vuelto a ver el pelo. Como sólo eramos 4 espero que ninguno se quedara con mi cara. Qué vergüenza.
Al día siguiente le di al TBC (total body conditioning) que mezcla pesas y aerobic y si, me gustó mucho, pero la chica que me lo recomendó me pasó unas pesas de 2 kilos y medio y cuando salí de allí no podía levantar los brazos. Tuve que esperar 10 minutos sentada en el coche tratando de imaginar cómo iba a estirar el brazo para darle al contacto para arrancar el bendito coche.
 Luego probé con zumba. Eso si me gustó!!! ejercicios aeróbicos a ritmo de salsa, merengue, bachata, electro latino.. y como de ritmo ando bien servida desde el primer momento se me dió estupendamente. A eso si he vuelto, todos los días.
Eso y salsa cubana es lo que más más me gusta. Se suda, se mueve una, se lo pasa bien y charla con l@s compañer@s .
Uno de esos días coincidí con una chica búlgara, encantadora, y al terminar la clase de zumba me dijo que si me apetecía hacer unas abdominales en la sala de fitness y.. por qué no? Siempre suelo hacer una hora de cinta de caminar antes de entrar a las clases por esto de tener mejor fondo y aguante y la clase de zumba no fue especialmente dura así que allá fuimos, a la sala de musculación justo cuando empezaban a hacer trx'30: un entrenamiento en suspensión. Una puesta a punto que se inventaron los del ejército americano. Básicamente son flexiones, abdominales, sentadillas. Pero vamos, que podéis ver qué es aquí
Casi muero. No sé cómo no se me rompió algo: los pulmones, el diafragma.. qué barbaridad, 30 minutos y le sudor me caía como si fuese un afluente del Tajo, y lo peor fue al día siguiente, que casi lloro al bajar los escalones para llegar a la cocina.
Ahora entiendo que se pierda peso yendo al gimnasio. He estado tres días sin poderme levantar del sofá para ir a la cocina a picar algo, y sólo pensar en tener que tirar del mango de la nevera me produce agujetas en los brazos. Jamás me había preguntado antes: por qué está tan duro el muelle o imán de la nevera? Ni que fuera una caja fuerte!!!
Dicen que lo de las agujetas es temporal, que conforme sigues yendo se va. Si eso es así no sé si perderé peso, pero con este tipo de entrenamiento si le doy una patada a alguien lo reviento fijo.
Por lo pronto os dejo esta receta baja en calorías, que digo yo, si bajo de peso menos tendrán que soportar mis pobres brazos, no?

Ingredientes 4 personas (orientativo)
1/2 calabaza mediana
1 bandeja de champiñones 
6/8 alcachofas
1/2 cucharadita de semillas de comino
1 cucharadita de orégano seco
1 guindilla seca (opcional si queréis un toque picante) 
1 cucharadita de pimienta negra recién molida
3 dientes de ajo o 2 cucharaditas de ajo en polvo
Sal
4 cucharadas de aceite de oliva (AOVE)
Perejil fresco

Preparación:
Precalentar el horno a 200ºC/392F
Lavar la calabaza; con una cuchara retirar las semillas.
Cortar la calabaza (sin pelar) en trozos de 1 centímetro y medio de ancho más o menos. Si es media calabaza podéis dejarla larga, pero si es entera, cortadla por la mitad y de ahí sacad trozos de 1 centímetro y medio de ancho.
Poner el comino, el orégano, la guindilla, la pimienta negra y el ajo en polvo (si usáis ajo normal no lo pongáis todavía en un mortero y triturarlas junto con la sal hasta reducirlas a polvo.
Apartar y machacar el ajo hasta conseguir una pasta, echar las especias que habíamos machacado y añadimos el aceite. Lo ponemos en un bol. 
Ponemos la calabaza dentro y damos unas vueltas para que se empape por todos lados de la mezcla.
Limpiamos los champiñones y hacemos lo mismo y también con las alchachofas, a las que sólo quitaremos algunas hojas exteriores.
Ponemos las alcachofas y la calabaza en la bandeja de horno (si nos ha quedado algo de la salsa de aceite y especias lo echaremos por encima de las verduras y asamos de 30 a 40 minutos. Cuando falten 20 minutos pondremos los champiñones en la bandeja para que se haga todo junto.
Decoramos con perejil fresco picado
Nota: 10 minutos daremos unas vueltas a los champiñones.
Las cantidades son orientativas. Más o menos 2 trozos de calabaza, 2 de alcachofas y un puñadito de champiñones por persona.

CUPCAKES/MAGDALENAS DE MANZANA

Mirad qué bonitas magdalenas!!
Podrían llamarse cupcakes porque en realidad son como pequeñas tartas...
 Es una receta muy agradecida. También la podéis hacer en versión bizcocho, colocando la masa en un molde de cake. Es perfecto para presentar con un café o té.
 El truco es poner la manzana en láminas muy finas para que se hagan a la vez que la masa y se doren un poco.
 Lo único que puedo decir es que tenéis que probarlos!

150 gramos de mantequilla
120 gramos de azúcar
1 huevo
200 gramos de harina (de repostería sin levadura o la normal de trigo)
8 cucharadas de nata o leche
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo 
2 manzanas grandes
1/2 cucharadita de canela molida

Precalienta el horno a 180ºC/356F
En un bol mezcla el azúcar y la  mantequilla, bate unos minutos hasta conseguir una mezcla homogénea. Añade el huevo y sigue batiendo hasta que se incorpore bien. 
Agrega las cucharadas de nata o leche y bate lo justo hasta que esté bien integrado (si sobrebates la nata se convertirá en mantequilla, y eso no queremos)
En otro bol mezcla la harina tamizada con la levadura y la canela. Añádelos a lo anterior y mezcla con una espátula.
Pela y ralla una de las manzanas y agrégala. Mezcla por última vez.
Pon la masa en moldes de cupcakes o magdalenas llenándolos como máximo 3/4 (si los llenáis hasta arriba se desbordará la masa)
Pela la otra manzana y córtala en láminas muy finas.
Encima de la masa coloca unas láminas de manzana.
Hornea durante 15-20 minutos hasta que al pinchar salga el palito limpio.
Deja enfriar.
Una vez fríos podéis ponerle una cobertura brillante sobre las manzanas para hacerlas más apetecibles.
Lo podéis comprar (en lidl venden los sobres para cobertura para tartas) o lo hacéis vosotros mismos poniendo en un cazo 100 mililitros de agua con 60 de azúcar, dejáis hervir hasta que espese un poco y luego pintáis con un pincel por encima de los cupcakes.

Nota: para que los papeles de magdalenas no se abran en el horno os recomiendo que pongáis los papeles dentro de un molde para muffins o magdalenas de aluminio.

domingo, 16 de noviembre de 2014

TARTA DE GALLETAS OREO

Esta tarta la hice para el cumpleaños de mi hermana, 33 años. Cómo he ido dejando el blog que Gara ya tiene 36 años y la receta sin publicar..
Ahora me doy cuenta de que la presentación está bien, pero las almendras me las podía haber ahorrado y haber escrito con chocolate blanco "FELICIDADES GARA" o algo por el estilo.
Y es que menos siempre ha sido más.. El resultado es buenísimo: una base y cobertura de galletas tipo oreo y relleno de mousse de chocolate blanco. Muy muy bueno.

Ingredientes:
1 paquete de galletas oreo
1 chorrito de leche 
50 gramos de mantequilla
250 gr de chocolate blanco
150 mililitros de leche
500 mililitros de nata
1 sobre de cuajada

Preparación:

Separamos la crema de las galletas. Pulverizamos las galletas en la picadora. Separamos en dos partes: la mitad para la base y la mitad para la cobertura.
Hacemos la base de la tarta echándole un chorrito de leche y 50 gramos de mantequilla derretida: mezclamos todo que quede como arena húmeda y lo ponemos en un molde desmontable apretando bien hacia la base y los extremos que quede una base de medio centímetro de grosor.

Hacemos el relleno:
Disolvemos el sobre de cuajada en 50 mililitros de leche fría.
Calentamos los otros 100 mililitros de leche y derretimos dentro el chocolate blanco y el relleno de las galletas. Echamos la leche donde hemos disuelto el sobre de cuajada. Dejamos que se temple.
Montamos la nata (no le ponemos azúcar porque el chocolate es suficientemente dulce) y echamos la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se baje la nata.
Nota* la preparación de la leche con el chocolate, el sobre de cuajada y el relleno tiene que estar templado casi frío. No frío para que no gelatinice, pero no caliente porque bajará la nata. No montéis la nata a punto fuerte porque luego al meterle la leche y mezclar se puede pasar y convertir en mantequilla.
Ponemos en el molde donde habíamos hecho la base. Dejamos en la nevera que cuaje.
Una vez frío y cuajado (entre 4 y 8 horas) hacemos la cobertura:
Usamos la mitad de las galletas pulverizadas que habíamos reservado y las esparcimos por encima de la tarta que quede bien cubierta.