Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

martes, 18 de noviembre de 2014

ASADO DE VERDURAS CON ESPECIAS (ESTILO JAMIE OLIVER)

Me he apuntado al gimnasio, y para colaborar con la causa -con la mía- he hecho unas verduras.
 No recuerdo qué edad tenía cuando fuí por última vez a uno. Sólo recuerdo que fue con mi amiga Olga, y no estoy segura que tuviera aún el carnet de conducir y ya va para 16 que lo tengo.
Cómo ha cambiado todo desde aquél entonces. Antes sólo había aerobic y había pasos de salsa, de gimnasia, con pesas.. ahora como tal no existe; todo se ha especializado: Zumba, tbc, step, gap, aerojump, bodypump, bodycombat..
 Total, que me apunto y el primer día tengo la maravillosa idea de meterme en una clase de ciclo indoor (lo que toda la vida se ha llamado spinning (una bici estática y pedalear al ritmo del chunda chunda). Tengo que decir que mi predisposición no fue la mejor porque cuando dijo que la clase duraba 45 minutos yo pensé: "me sobran 25" y casi que si, porque a los 30, y después de estar cerca de 10 pedaleando al mínimo me tuve que bajar de la bici e ir al baño porque creí que me iba a dar algo. Eso sí, dejé la toalla en la bici para hacer ver que iba a volver. Y volví, al acabar la clase. No me han vuelto a ver el pelo. Como sólo eramos 4 espero que ninguno se quedara con mi cara. Qué vergüenza.
Al día siguiente le di al TBC (total body conditioning) que mezcla pesas y aerobic y si, me gustó mucho, pero la chica que me lo recomendó me pasó unas pesas de 2 kilos y medio y cuando salí de allí no podía levantar los brazos. Tuve que esperar 10 minutos sentada en el coche tratando de imaginar cómo iba a estirar el brazo para darle al contacto para arrancar el bendito coche.
 Luego probé con zumba. Eso si me gustó!!! ejercicios aeróbicos a ritmo de salsa, merengue, bachata, electro latino.. y como de ritmo ando bien servida desde el primer momento se me dió estupendamente. A eso si he vuelto, todos los días.
Eso y salsa cubana es lo que más más me gusta. Se suda, se mueve una, se lo pasa bien y charla con l@s compañer@s .
Uno de esos días coincidí con una chica búlgara, encantadora, y al terminar la clase de zumba me dijo que si me apetecía hacer unas abdominales en la sala de fitness y.. por qué no? Siempre suelo hacer una hora de cinta de caminar antes de entrar a las clases por esto de tener mejor fondo y aguante y la clase de zumba no fue especialmente dura así que allá fuimos, a la sala de musculación justo cuando empezaban a hacer trx'30: un entrenamiento en suspensión. Una puesta a punto que se inventaron los del ejército americano. Básicamente son flexiones, abdominales, sentadillas. Pero vamos, que podéis ver qué es aquí
Casi muero. No sé cómo no se me rompió algo: los pulmones, el diafragma.. qué barbaridad, 30 minutos y le sudor me caía como si fuese un afluente del Tajo, y lo peor fue al día siguiente, que casi lloro al bajar los escalones para llegar a la cocina.
Ahora entiendo que se pierda peso yendo al gimnasio. He estado tres días sin poderme levantar del sofá para ir a la cocina a picar algo, y sólo pensar en tener que tirar del mango de la nevera me produce agujetas en los brazos. Jamás me había preguntado antes: por qué está tan duro el muelle o imán de la nevera? Ni que fuera una caja fuerte!!!
Dicen que lo de las agujetas es temporal, que conforme sigues yendo se va. Si eso es así no sé si perderé peso, pero con este tipo de entrenamiento si le doy una patada a alguien lo reviento fijo.
Por lo pronto os dejo esta receta baja en calorías, que digo yo, si bajo de peso menos tendrán que soportar mis pobres brazos, no?

Ingredientes 4 personas (orientativo)
1/2 calabaza mediana
1 bandeja de champiñones 
6/8 alcachofas
1/2 cucharadita de semillas de comino
1 cucharadita de orégano seco
1 guindilla seca (opcional si queréis un toque picante) 
1 cucharadita de pimienta negra recién molida
3 dientes de ajo o 2 cucharaditas de ajo en polvo
Sal
4 cucharadas de aceite de oliva (AOVE)
Perejil fresco

Preparación:
Precalentar el horno a 200ºC/392F
Lavar la calabaza; con una cuchara retirar las semillas.
Cortar la calabaza (sin pelar) en trozos de 1 centímetro y medio de ancho más o menos. Si es media calabaza podéis dejarla larga, pero si es entera, cortadla por la mitad y de ahí sacad trozos de 1 centímetro y medio de ancho.
Poner el comino, el orégano, la guindilla, la pimienta negra y el ajo en polvo (si usáis ajo normal no lo pongáis todavía en un mortero y triturarlas junto con la sal hasta reducirlas a polvo.
Apartar y machacar el ajo hasta conseguir una pasta, echar las especias que habíamos machacado y añadimos el aceite. Lo ponemos en un bol. 
Ponemos la calabaza dentro y damos unas vueltas para que se empape por todos lados de la mezcla.
Limpiamos los champiñones y hacemos lo mismo y también con las alchachofas, a las que sólo quitaremos algunas hojas exteriores.
Ponemos las alcachofas y la calabaza en la bandeja de horno (si nos ha quedado algo de la salsa de aceite y especias lo echaremos por encima de las verduras y asamos de 30 a 40 minutos. Cuando falten 20 minutos pondremos los champiñones en la bandeja para que se haga todo junto.
Decoramos con perejil fresco picado
Nota: 10 minutos daremos unas vueltas a los champiñones.
Las cantidades son orientativas. Más o menos 2 trozos de calabaza, 2 de alcachofas y un puñadito de champiñones por persona.

CUPCAKES/MAGDALENAS DE MANZANA

Mirad qué bonitas magdalenas!!
Podrían llamarse cupcakes porque en realidad son como pequeñas tartas...
 Es una receta muy agradecida. También la podéis hacer en versión bizcocho, colocando la masa en un molde de cake. Es perfecto para presentar con un café o té.
 El truco es poner la manzana en láminas muy finas para que se hagan a la vez que la masa y se doren un poco.
 Lo único que puedo decir es que tenéis que probarlos!

150 gramos de mantequilla
120 gramos de azúcar
1 huevo
200 gramos de harina (de repostería sin levadura o la normal de trigo)
8 cucharadas de nata o leche
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo 
2 manzanas grandes
1/2 cucharadita de canela molida

Precalienta el horno a 180ºC/356F
En un bol mezcla el azúcar y la  mantequilla, bate unos minutos hasta conseguir una mezcla homogénea. Añade el huevo y sigue batiendo hasta que se incorpore bien. 
Agrega las cucharadas de nata o leche y bate lo justo hasta que esté bien integrado (si sobrebates la nata se convertirá en mantequilla, y eso no queremos)
En otro bol mezcla la harina tamizada con la levadura y la canela. Añádelos a lo anterior y mezcla con una espátula.
Pela y ralla una de las manzanas y agrégala. Mezcla por última vez.
Pon la masa en moldes de cupcakes o magdalenas llenándolos como máximo 3/4 (si los llenáis hasta arriba se desbordará la masa)
Pela la otra manzana y córtala en láminas muy finas.
Encima de la masa coloca unas láminas de manzana.
Hornea durante 15-20 minutos hasta que al pinchar salga el palito limpio.
Deja enfriar.
Una vez fríos podéis ponerle una cobertura brillante sobre las manzanas para hacerlas más apetecibles.
Lo podéis comprar (en lidl venden los sobres para cobertura para tartas) o lo hacéis vosotros mismos poniendo en un cazo 100 mililitros de agua con 60 de azúcar, dejáis hervir hasta que espese un poco y luego pintáis con un pincel por encima de los cupcakes.

Nota: para que los papeles de magdalenas no se abran en el horno os recomiendo que pongáis los papeles dentro de un molde para muffins o magdalenas de aluminio.

domingo, 16 de noviembre de 2014

TARTA DE GALLETAS OREO

Esta tarta la hice para el cumpleaños de mi hermana, 33 años. Cómo he ido dejando el blog que Gara ya tiene 36 años y la receta sin publicar..
Ahora me doy cuenta de que la presentación está bien, pero las almendras me las podía haber ahorrado y haber escrito con chocolate blanco "FELICIDADES GARA" o algo por el estilo.
Y es que menos siempre ha sido más.. El resultado es buenísimo: una base y cobertura de galletas tipo oreo y relleno de mousse de chocolate blanco. Muy muy bueno.

Ingredientes:
1 paquete de galletas oreo
1 chorrito de leche 
50 gramos de mantequilla
250 gr de chocolate blanco
150 mililitros de leche
500 mililitros de nata
1 sobre de cuajada

Preparación:

Separamos la crema de las galletas. Pulverizamos las galletas en la picadora. Separamos en dos partes: la mitad para la base y la mitad para la cobertura.
Hacemos la base de la tarta echándole un chorrito de leche y 50 gramos de mantequilla derretida: mezclamos todo que quede como arena húmeda y lo ponemos en un molde desmontable apretando bien hacia la base y los extremos que quede una base de medio centímetro de grosor.

Hacemos el relleno:
Disolvemos el sobre de cuajada en 50 mililitros de leche fría.
Calentamos los otros 100 mililitros de leche y derretimos dentro el chocolate blanco y el relleno de las galletas. Echamos la leche donde hemos disuelto el sobre de cuajada. Dejamos que se temple.
Montamos la nata (no le ponemos azúcar porque el chocolate es suficientemente dulce) y echamos la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se baje la nata.
Nota* la preparación de la leche con el chocolate, el sobre de cuajada y el relleno tiene que estar templado casi frío. No frío para que no gelatinice, pero no caliente porque bajará la nata. No montéis la nata a punto fuerte porque luego al meterle la leche y mezclar se puede pasar y convertir en mantequilla.
Ponemos en el molde donde habíamos hecho la base. Dejamos en la nevera que cuaje.
Una vez frío y cuajado (entre 4 y 8 horas) hacemos la cobertura:
Usamos la mitad de las galletas pulverizadas que habíamos reservado y las esparcimos por encima de la tarta que quede bien cubierta.

EMPANADITAS DE CARNE COLOMBIANAS

No, no soy colombiana pero con esta receta.. a que podría parecerlo???!!!
 Estoy segura que mucha gente en Colombia no sabe hacerlas; y la verdad... ni falta que hace. Hay miles de puestos en cualquier esquina donde las hacen riquísimas.
 En un reportaje de Colombia decían que eran una variación de las empanadas españolas, pero la verdad no le veo el parecido por ningún lugar: éstas son de maíz frente a las nuestras que son de trigo; las más famosas allí son fritas y en España las que se venden son horneadas, y en Colombia, a pesar de ser más pequeñas, llevan en su interior una mini-comida, y aquí son de pisto, atún y huevo, cebolla..
 He repetido esta por lo menos 3 veces. A todo el mundo les encantan. Son perfectas para un tapeo, una cena viendo un partido.. Y si las acompañáis de la salsa típica un poco picante ya el sabor es insuperable.
 La receta es del blog "My colombian cocina". Ella dice que se hagan con harina de maíz amarillo. Yo las he hecho tanto con harina de maíz P.A.N como con harina de maíz amarillo. Salen igual de bien, sólo que con la P.A.N tendréis que ponerle un poco de colorante alimentario a la masa para conseguir el color amarillo que da la de maíz amarillo.
Los que no estáis en Colombia podríais pensar que el sabor no es el mismo pero doy fe que si. Salen iguales en textura y sabor. Yo las he frito en aceite de oliva suave, pero cualquier aceite de girasol

Ingredientes (os aconsejo hacer toda esta cantidad, hacerlas, freírlas y congelarlas metiéndolas en bolsas)
500 gramos de carne de añojo (en latinoamérica carne de res)
500 gramos de patata
250 gramos de harina de maíz amarillo (en Carrefour la encontráis en la zona de harinas. Si donde residís no hay.. usad harina precocida P.A.N con una cucharadita de colorante alimentario)
2 cucharadas de harina de trigo
250 mililitros de agua (1 taza)
1 cucharadita de triguisar o condimento completo (el triguisar lo encontráis en la sección de productos latinos de Carrefour)
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cebolleta (cebolla larga o spring onions, un atado)
1 cubito de caldo de pollo o de carne)
1 cucharada de azúcar
Sal
Pimienta
Aceite para freír

Preparación:
En una olla con suficiente agua echamos la carne y la patata todo cortado en trozos pequeños. Echamos el triguisar y el cubito de caldo de carne.
Cuando la carne y la patata estén blandas bajamos el fuego y dejamos enfriar un poco.
Escurrimos el agua y reservamos la carne y la patata cocidas.
Por otro lado sofreímos la cebolla muy picada y lo mezclamos con la patata y la carne hasta tener una mezcla consistente.
En un bol ponemos la harina de maíz, la de trigo, el azúcar, un poco de sal (al gusto), 1 cucharada de triguisar que habremos disuelto en los 250 mililitros de agua y cocinamos en una olla unos minutos hasta tener una consistencia un poco seca. Apaga el fuego y deja templar para poder amasarla. (Si usáis harina precocida P.A.N pondréis los ingredientes secos y en lugar de los 250 mililitros de agua añadiréis lo que indique el fabricante y una cucharadita de colorante alimentario)
Vamos a coger un poco de masa, la ponemos dentro de una bolsa plástica que habremos humedecido un poco, o como yo, cogéis un buen trozo de papel film transparente que no necesitamos humedecer; hacemos una bola encima del papel film, la aplanamos un poco con la mano y ponemos otro papel film encima. Aplanamos con un rodillo hasta que quede de unos 3 milímetros de grosor.
Quitamos el papel film de arriba, ponemos una cucharada de la mezcla de patata y carne en el centro de la masa y con el film de abajo nos ayudamos para cerrarla doblando el plástico. Para quitar el excedente de masa y sellar bien la empanada usaremos un cortador de galletas o usaremos una taza o vaso cortando por encima del plástico en forma de media luna.
Colocar las empanadas en una bandeja un poco engrasada para luego ir friéndolas por tandas.
Freír 3 ó 4 empanadas a la vez a fuego medio alto durante unos minutos hasta que se doren. Escurrir en un plato con papel absorbente.
Nota: es típico acompañarlas de unos cortes de limón y un ají colombiano (salsa para acompañar las empanaditas) como el de la foto.
No tiene por qué ser picante, si queréis la receta pinchad aquí

AJÍ COLOMBIANO (PARA ACOMPAÑAR EMPANADITAS)

El ají típico colombiano suele ser picante, pero a los que no les vaya pueden prescindir de él.
Es perfecto para unas empanaditas colombianas. La receta la podéis ver aquí
Ingredientes:
1 chile habanero sin semillas (para que sea muy picante) Si no encontráis chile habanero podéis ponerle 3 guindillas secas que encontraréis en la zona de especias de cualquier supermercado. Si no queréis que pique, poned sólo una guindilla.
1 cebolleta finita (cebolla larga o spring onion) Si sólo encontráis cebolletas normales coged una que no tenga muy gruesa la parte blanca y ponerle la mitad.
140 mililitros de agua (1/2 taza y 1 cucharada)
60 ml de vinagre de vino blanco o manzana (1/4 taza aprox)
1 cucharadita de azúcar
2 cucharadas de aceite
1 cucharada de zumo de lima (puede ser limón)
1 manojo de cilantro (unos 40 gramos)
125 gramos de pimiento rojo (1/2 taza)
2 tomates medianos pelados sin semillas

Preparación:
Cortar el chile y picarlo finamente.
Picar la cebolla y el cilantro y luego el pimiento rojo y el tomate en dados pequeños.
En una licuadora (si no tenéis usad el accesorio picadora de la batidora) poned el agua, el vinagre de vino o manzana blanco, los chiles o las guindillas, la cebolleta, el azúcar, el aceite, zumo de lima y sal y licuamos bien todos los ingredientes.
Después añadimos el cilantro, el pimiento rojo y el tomate y le dais unos golpes con la licuadora, lo justo para mezclarlos sin licuarlos.
Servir en un bol en el centro con las empanaditas alrededor.

TARTA TREN

Qué os parece??!!!! Divertido eh??!!! Pues si supieseis lo fácil que es....
 Esta tarta fue de las primeras que hice cuando inicié en esto del blog. Una tarta para Izan, el nieto de mi vecina Nines.
 Ni qué decir tiene que le encantó. Es un bizcocho relleno de natillas, cubierto de chocolate y lleno de golosinas. Quien puede resistirse?? Además llama mucho la atención.
 Tenía las fotos hechas desde hace..6 años? Pero me daba una pereza poner la entrada que ni os imagináis. Y no es por difícil, es que se tarda más en poner las fotos y explicarlo que en hacerlo.
 Perdonad los fallos. Ahora con el paso del tiempo veo que hay un montón, pero no os preocupéis porque os voy a dar las cantidades que, con el paso del tiempo, he ido perfeccionando para que el chocolate no quede duro sino tierno, pero no pegajoso y otros trucos.
 Como fue de mis primeras tartas compré el bizcocho, y el relleno lo hice de natillas también compradas, de estas que toman los niños de postre.. (Danet, ya sabéis..) Pero os voy a poner la receta del bizcocho princesa que es perfecto para este tipo de tartas y también una crema pastelera rápida mucho mejor que las natillas, aunque podéis rellenarlo de una ganaché de chocolate, de trufa, nata.. imaginación al poder.

Ingredientes:

1 base para tarta (viene cortada en 3 discos, la encontraréis en la zona de dulces)
Si queréis hacer vosotras el bizcocho pinchad aquí
Natillas compradas o crema pastelera, la receta aquí

Para las ruedas y el frontal con el nombre:
100 gramos de chocolate de cobertura (sobrará)
11 Oreos bañadas en chocolate blanco (si no las encontráis, las compráis bañadas en chocolate negro y cambiáis los 100 gramos de chocolate de cobertura negro por chocolate blanco para que contraste

Para la cobertura de chocolate:
200 grs de chocolate de cobertura (especial reposteria)
150 grs de nata para montar
1 cucharada de mantequilla

Para decorar:
50 gramos de chocolate blanco para dibujar las ventanas
Golosinas: gominolas, lacasitos, piruletas/paletas..

Preparación:
Primero vamos a hacer el tren:
Si vais a hacer vosotros el bizcocho tenéis que cortarlo en varios discos más o menos finos. Si se os parten, cortadlos más gruesos y poned menos pisos. Lo importante es que quede un tren equilibrado. Siempre vamos a cortar las partes poniendo todos los discos uno encima de otro para cortarlos iguales, es decir, hacéis el bizcocho, lo cortáis en 3 ó 4 discos, los volvéis a poner uno encima de otro y procedéis a cortar los patrones.
Vamos a hacer primero la locomotora:
Cortáis un rectángulo y reserváis, y luego cortáis otro trozo que mida justo la mitad del rectángulo y lo ponéis encima, Así tendréis la locomotora y el medio rectángulo será la zona de las ventanas del maquinista.
Para la salida de vapor (mirad la foto donde pone Izan, justo arriba tiene como dos circulitos de bizcocho) los podéis hacer utilizando un descorazonador de manzanas o algo redondo y no muy grueso que tengáis por casa (un tapón de botella pequeña por ejemplo)
 Una vez tengáis la locomotora recortada, separáis los discos de bizcocho y le ponéis las natillas o la crema pastelera. entre las capas como en la foto. Es importante que peguéis con la crema pastelera el cuadrado de arriba con la base rectangular para que luego no se mueva. También los circulitos del vapor. Todo bien pegado con crema pastelera. Sed generosos con la crema. Reservad.

Ahora vamos a hacer los vagones del tren:
Cortamos unos cuadrados un poco más anchos que la locomotora, los dos vagones iguales de largos y anchos (yo he hecho dos, podéis hacer los que queráis) y fijaros en la foto de abajo que les he hecho a los vagones un marco de medio centímetro arriba del todo. Esto es para luego poder poner ahí las gominolas. Si no le hacéis un marquito, al poner las gominolas se caerían por los lados.
Rellenamos todos los discos con crema pastelera o las natillas y pintamos con la cobertura de chocolate el último disco, que nos servirá para pegar los marcos. Reservamos.

Terminamos haciendo las ruedas y cubriendo toda las partes con chocolate:
Para hacer las ruedas derretimos los 100 gramos de chocolate y los metemos en una bolsa de plástico. Cortamos uno de los picos de la bolsa y vamos desde el centro de la galleta haciendo una espiral hasta el final. Dejamos secar bien. Para la rueda del frontal con el nombre usamos el mismo chocolate pero en lugar de hacer una espiral, escribiremos el nombre.
Mientras tanto vamos a cubrir los vagones y la locomotora con el chocolate:
Poner la nata en un cazo a fuego hasta que rompa a hervir; retirar del fuego y echar el chocolate, remover hasta que se disuelva.
Echar la mantequilla y remover hasta que temple y espese un poco. 
Ponemos la locomotora sobre una rejilla y bajo de la rejilla ponemos un papel de horno para luego recoger el chocolate y volver a usarlo. Bañamos la locomotora por todos lados. Con la perspectiva de la práctica me he dado cuenta que es mejor darle 2 baños. Queda mucho mejor. Dejamos que seque.
Bañamos también los vagones. Como la parte de arriba de los vagones tiene un hueco que es donde pondremos las golosinas, si lo bañamos llenaremos ese hueco de chocolate, por lo que os recomiendo poner un trozo de bizcocho, bañar los vagones igual que la locomotora dándole dos baños y rápidamente retirar ese bizcocho. Como se os quedarán las pareces sin cubrir, lo podéis hacer con un pincel, pintándolos con el chocolate.
Pegar las ruedas, 4 ruedas por cada vagón (2 por cada lado, mirad la primera foto) Si se os despegan calentad un poco de chocolate lo ponéis en el interior de la rueda y rápidamente lo pegáis.
Derretimos un poco de chocolate blanco, lo ponemos en una bolsita plástica o un cucuruchito de papel y hacemos la ventana de la locomotora en el frente y los lados (dibujamos un rectángulo y luego una raya que lo divida por la mitad. 
Dejáis enfriar y rellenáis con las gominolas.
Para presentarlo buscad una fuente alargada y ponéis uno detrás de otro, o si no tenéis, usad una fuente redonda y colocáis al borde y los vagones detrás siguiendo la circunferencia.
Para ver otro tren y que tengáis ideas pinchad aquí
Y a pasarlo bien!!!
Nota: para que al hacer la decoración de la ventana y las ruedas el chocolate no se os escurra lo calentáis y antes de ponerlo en la bolsa dejáis que se atempere un poco, que no esté caliente caliente.

sábado, 15 de noviembre de 2014

BIZCOCHO DE CALABACÍN

Cada vez me gustan más los dulces con verduras o frutas. Mmmmmm!!!! Son deliciosos, más sanos y muy sencillos; y además podemos usar la verdura de manera provechosa cuando no sabemos qué hacer con ella.
 He visto y hecho gran cantidad de bizcochos, tartas, galletas.. y he cocinado en varios lugares fuera de España, lo que me ha supuesto no tener siempre los mismos recursos para hacer los mismos platos. Esto es porque no en todos los lugares tienen, usan o importan la misma materia prima, o la hay pero es muy cara e inaccesible para muchos de una manera cotidiana.
 Por eso me he estoy haciendo ferviente defensora de la cocina de aprovechamiento, y en este momento me acuerdo de Julia, una amiga colombiana que lidera (seguro que si lo lee va a decir.. liderar yo???!!!) un movimiento llamado SLOW FOOD que pugna por una eco-gastronomía sostenible, local, ecológica y económica, donde se pretende entre otras cosas relanzar la cocina local de cada pueblo en detrimento del fast food (y es que debería ser pecado venir a España de vacaciones y sobrevivir de Mcdonalds todo el viaje), propiciar los productos locales basados en un cultivo menos agresivo, respetando la tierra y plantando alimentos que, por las condiciones de ese lugar, se den de la manera más natural posible y todo sirve, nada se tira. Cómo es posible que compres una bolsa de zanahorias en un supermercado y todas pesen más o menos lo mismo, tengan parecido tamaño y la misma forma? Porque las seleccionan así, y la que no cumple esos estándares se deshecha en muchos lugares. Que sirven para pienso animal? probablemente, pero hay mucha gente muriendo de hambre que no le importaría comerse una zanahoria que mida 3 centímetros menos, sea más gorda de la base que de la punta o le salga una protuberancia en un lado porque cuando creció se apretó contra otras verduras.
Y desde aquí, hago un llamamiento para volver a las costumbres de antes, donde los extractos que quién sabe qué contienen, dejan paso a aromas que hacen que nuestro bizcocho siga siendo apetitoso como la ralladura de limón o naranja, o dependiendo de donde residamos incluso de mango, coco, canela, jengibre.. las posibilidades son infinitas utilizando verduras como en este caso el calabacín, pero que por países podemos cambiar por zanahoria o calabazas según sea la temporada en ese lugar y podamos encontrarlas en los mercados locales.
Id al mercado, comprad fruta y verdura local, de temporada (que encima es más barata) y buscad recetas en base a esos alimentos. O experimentad.. no hay nada más placentero en la cocina.

Ingredientes (receta original de Kanela y Limón sin chocolate)

250g de calabacín rallado (sin pelar)
3 huevos
1 cucharadita de jengibre
una pizca de sal
Ralladura de un limón
130g de azúcar
200g de harina
100g de aceite
10g de levadura química

150 gramos de gotas de chocolate o -como yo- chocolate líquido (sirope de chocolate)

Preparación:
Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y blanqueen. Añadimos el jengibre, la ralladura del limón y echamos el aceite en forma de hilo poco a poco para integrarlo bien y emulsione.
Tamizamos la harina con la sal y la levadura y lo añadimos poco a poco a lo anterior para que no se baje usando una espátula echando primero la mitad de la harina, luego la mitad del calabacín rallado, luego la otra mitad de la harina y después el resto del calabacín. Si le ponéis chocolate en gotas éste es el momento de hacerlo y mezclamos con cuidado.
Ponemos en un molde (el mío era de savarin) y si optamos por poner sirope de chocolate echamos un chorreón por toda la preparación ya puesta en el molde y sin mover para que no se mezcle y lo metemos en horno precalentado a 180ºC durante 30-35 minutos. (si no tenéis mucha práctica podéis ponerlo a 170ºC durante 40 minutos) calor abajo y los últimos 8 minutos calor arriba y abajo.