Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

miércoles, 26 de agosto de 2015

COCA DE PISTO

Hoy os traigo una receta buenísima, perfecta para hacer en reuniones de todo tipo.

Es una coca o tarta salada de verduras 
Yo siempre las había visto con las verduras en juliana o a trozos, pero Catalina de Cocina con catalina me envió una foto de la suya y la había hecho con un pisto; un revuelto de verduras con tomate.
Nos ha encantado. Como veis en las fotos son dos cocas diferentes porque la repetí dos o tres veces.
 La masa es la misma que uso para las empanadillas de pisto y atún y el pisto lo podéis hacer de lo que más os guste, aunque imprescindibles son la cebolla y el pimiento.
Las opciones son infinitas y podéis agregar atún o carne picada de pollo o ternera y cerdo.. 
En este caso yo la hice con cebolla, calabacín, pimiento verde y berenjena. 

Ingredientes:
Para la base:
200 mililitros de aceite
200 mililitros de cerveza
800 gramos de harina
1y 1/2  cucharadita de sal 

Para el pisto:
4-6 cucharadas de aceite
2 cebollas grandes
1 pimiento verde grande
1 calabacín
1 berenjena
Sal
Pimienta
1 diente de ajo
100 gramos tomate frito (o natural triturado)

Preparación:
Mezclamos el aceite con la cerveza y vamos agregando la harina con la sal hasta tener una masa elástica y lisa. Dejamos reposar 30 minutos.
Estiramos sobre una bandeja de horno (poned un papel de horno o pintad con aceite la base de la bandeja)
Hacemos el pisto:
En una sartén ponemos el aceite y cuando esté caliente añadimos el ajo y  la cebolla bien picaditos. Damos unas vueltas y cuando esté transparente añadimos el pimiento muy picado y salpimentamos. Dejamos que se haga todo bien y añadimos la berenjena y unos minutos después el calabacín, todo bien picado. 
Cuando esté tierno añadimos el tomate. No tiene que quedar líquido, así que ir añadiendo poco a poco el tomate, dejáis reducir unos minutos y lo ponéis sobre la masa que teníamos estirada.
Metemos en el horno a 180ºC/356F durante 20-25 minutos.

domingo, 16 de agosto de 2015

BERENJENAS RELLENAS DE ATÚN

Berenjenas ecológicas. Más pequeñas pero con menos semillas y mucho más tiernas. Éstas son del huerto de Antonio y María, del club de amigos senderistas de mi madre. 
Me encantan todo tipo de verduras rellenas, y éstas en paarticular quedaron espectaculares. Tengo que decir que me lucí con el relleno: a mi madre se le hizo poco!
Siempre las he cortado por la mitad, vaciado y rellenado, pero al ser pequeñas me pareció mas original presentarlas así. Un acierto.
Las podéis poner como plato único, al menos 2 por persona, acompañadas con arroz (entonces con una será suficiente) o como tapa o entrante con una cerveza y amigos.
Podéis tenerlas listas, luego un golpe de horno para calentarlas y nada más.

Ingredientes (para 2 berenjenas)
Berenjenas
1 cebolla grande
1/2 pimiento rojo
1 zanahoria pequeña
la carne de las berenjenas
Sal
3 cucharadas de aceite
150 gramos de tomate triturado o unas cucharadas de tomate frito
Pimienta
Ajo
2 latas de atún
unos granos de comino (opcional)
2 cucharadas de parmesano

Preparación:

Lavamos las berenjenas, las secamos bien y cortamos por la zona del rabo. Guardamos esa parte para tapar la berenjena en la presentación.
Con ayuda de una cuchara vaciamos la berenjena con cuidado de dejar un centímetro sin llegar a la piel para que no se agujeree. No os preocupéis si queda pulpa dentro porque luego con el calor se hace y a la hora de comer se desprende muy bien de la piel.
La carne de la berenjena a veces puede ser amarga: ponerla en un bol con sal y luego la laváis bien a los 20 minutos bajo el agua fría. Yo no necesité hacerlo.
En una sartén ponemos el aceite y echamos la cebolla y el ajo muy picado todo, salpimentamos y dejamos que se haga y añadimos el pimiento rojo y la zanahoria también muy cortaditos y cuando esté todo bien pochado añadimos la pulpa de la berenjena cortada en trozos.
Añadimos el comino y el atún, removemos y agregamos el tomate triturado y dejamos que reduzca. Rectificamos de sal.
 Si ponéis tomate frito con dejarlo dos minutos será suficiente.
Espolvoreamos el queso sobre el sofrito y removemos.
Rellenamos las berenjenas con cuidado aplastando un poco para llenarlas bien y las metemos en horno precalentado a 180C calor arriba y abajo durante 20-30 minutos.
Nota: las berenjenas ideales para esta receta son las pequeñas con bastante base, para que puedan quedarse boca arriba, como las de la foto. Si no las encontrais no importa, cortándolas a lo largo y rellenándolas salen igual de bien.

martes, 11 de agosto de 2015

TARTA DE PLÁTANO CON RELLENO Y COBERTURA DE CHOCOLATE

Os apetece un trozo de tarta? Hace tiempo hice este pastel estupendo aprovechando los plátanos que mi vecina Conver trajo del mercadillo.
Estaban tan maduros que se hacía desagradable comerlos solos, aunque si hubiese tenido un poco de gofio canario y con unas gotas de limón habría sido gloria bendita..
Es muy sencillo y rápido, y si no os gustan los plátanos o les tenéis alergia (me estoy acordando de mi prima Carolina) pues podéis sustituirlos por otra fruta madura que no contenga mucha agua, como las nectarinas, melocotones, ciruelas, papaya... unos 250 gramos más o menos.
El resultado es espectacular: platano y chocolate casan perfectamente. Espero que os guste.

Ingredientes:
2 plátanos grandes maduros
80 mililitros de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos grandes
100 gramos de azúcar
230 gramos de harina de trigo
1 y 1/2 cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de canela molida
140 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno de mousse pincha aquí
Para la cobertura de chocolate:
150 gramos de chocolate
100 mililitros de nata líquida (crema de leche)
25 gramos de mantequilla

Preparación:
En una batidora americana o de brazo o en una picadora pon los plátanos en trozos, la leche, la mantequilla a temperatura ambiente (es muy importante que esté como una pomada) y el extracto de vainilla y bate hasta que esté todo mezclado y suave como un puré. Añade los huevos y bate de nuevo hasta que esté todo integrado. Reserva.
En un bol mezcla la harina tamizada con la sal, la levadura, la canela y el azúcar y añade poco a poco la mezcla anterior batiendo con unas varillas hasta que esté todo bien homogéneo. Ponlo en un molde desmontable.
Mételo al horno precalentado a 170ºC/338F durante 45-50 minutos calor abajo y los últimos 10 minutos calor arriba y abajo hasta que al pinchar con un palito salga limpio.
Sacamos a una rejilla y desmoldamos en frío. cortamos por la mitad el bizcocho y lo rellenamos con el mousse de chocolate.
Como es un bizcocho bastante húmedo por los plátanos no hace falta que bañéis el bizcocho con ningún almíbar.
Hacemos la cobertura calentando la nata en el microondas, echamos el chocolate y la mantequilla que se disuelvan bien y cubrimos la tarta poniéndola sobre una rejilla y debajo de la rejilla un papel de horno, para poder recoger el chocolate que cae y volver a bañar de nuevo una segunda vez la tarta.
Enfriamos y servimos.

lunes, 10 de agosto de 2015

PAN LAVASH (Y VIAJE A TURQUÍA I)

Hoy os traigo un pan turco que nos encantó en nuestro viaje a Turquía.
Es un pan plano, que se hace sobre una plancha y es su versión de nuestro pan para acompañar las comidas.
Es una masa muy básica de tres ingredientes increíblemente elástica que no necesita horno.
También se utiliza para hacer los "dürüm", esos rollos al estilo döner kebab, como en esta foto, que rellené con ensalada, jamón, queso y mayonesa. Riquísimo.
Fabián y yo estuvimos en Turquía en marzo. Es un país de contrastes donde las cosas no son lo que parecen: imaginaos una ciudad cosmopolita al estilo de Barcelona o Nueva York pero con una mentalidad anclada en varios siglos atrás. El shock fue bastante fuerte, sobretodo para mí como mujer.
Nada más llegar nos timaron. Tenéis que tener cuidado porque es bastante usual: el taxista te dirá una cifra, te subirás y al darle el billete al llegar, te dará el cambiazo y te dirá que en lugar de un billete de 50 le diste uno de 5. Sed precavidos y al pagar indicad señalando el número del billete que le estáis dando uno de 50.
Llegamos a las 6 de la mañana a Estambul, por lo que las fotos fueron espectaculares, sin gente. La plaza entre la Mezquita Azul y Hagia Sophia sólo para nosotros y los perros callejeros, todos muy sociables, marcados y gordos. Los comerciantes de la zona los "apadrinan" y procuran que no les falte de nada.
También estuvimos tomando té en el café de Pierre Loti, un lugar muy famoso por los libros del mismo autor francés. Las vistas son muy bonitas y se sube por un funicular a través de un cementerio que va desde la ladera a la cima de la montaña. Muy singular. También decir que llevéis tarjeta de transporte porque muchos tipos de los autobuses intentarán que paguéis más de lo que es.
Estambul es diferente según las zonas. Si vais a la zona turística (zona Fatih o Taksim) los comerciantes, y la gente que se dedica al turismo en general está como cansada. Imagino que estar en un sitio tan concurrido todos los días del año y tratando con todo tipo de gente y de humores debe ser difícil, y si le sumamos que quien pregunta es una mujer... Sin embargo sales de la zona turística (os recomiendo ir a algún centro comercial como el de Marmara) y la gente es estupenda. Tengo que decir que la mala impresión fue solamente con la gente que se dedica al turismo; sin embargo tuve la mejor de las experiencias con las mujeres y con cualquier otro ciudadano de a pie.
Las mezquitas muy bonitas, especialmente todas las del arquitecto Sinan. La verdad es que cuando viajo no me gusta hacer todo lo que recomiendan que "debes hacer"cuando vas a un sitio. Soy anti-clichés, sin embargo fuimos, hicimos y visitamos todo lo recomendado y además varios lugares diferentes recomendados por personas que quieren ver un Estambul diferente. Gracias Belmary, nos encantaron todas sus mezquitas, especialmente las más recónditas.
Como os decía Estambul es un país de contrastes: mezquitas a cada poca distancia,  la llamada a la oración 5 veces al día a través de los altavoces situados en sus minaretes conviven con mcdonalds, accesorios de las mejores marcas europeas y americanas...
Y mujeres totalmente tapadas, pero solas, independientes y guapísimas en lo que se les puede ver, muy maquilladas, con la manicura perfecta y cuidadas en todos sus complementos.
Soy de la opinión de que hay que viajar por todo el mundo al menos una vez en la vida para conocer, y Estambul es diferente. Un país que lucha para que la modernidad y la tradición convivan en paz.

Ingredientes:
2 tazas y media de harina de trigo tamizada (normal, de todo uso)
1 taza de agua
1/2 cucharadita de sal

Preparación:
En un bol se ponen la harina  y la sal y se abre un agujero en el centro. Se agrega poco a poco el agua y se va amasando integrando la harina de los bordes al centro hasta conseguir una masa con una consistencia blanda que no se pega a las manos.
Ponemos la masa en la nevera envuelta en papel film transparente y la dejamos reposar 1 hora.
La sacamos y hacemos bolas del tamaño de una mandarina pequeña (salen unas 6)
Echamos harina sobre la encimera, ponemos la bola de masa, echamos harina por encima y estiramos, giramos la masa un poco para que no se pegue abajo y volvemos a estirar hasta conseguir una masa muy muy fina y casi redonda.
No tengáis miedo de espolvorear harina suficiente tanto por arriba como por abajo. La masa es muy elástica y no se os romperá, no os preocupéis y hacerla muy fina.
Ponemos en la sartén a fuego fuerte sin aceite ni mantequilla y dejamos unos minutos hasta que la masa empieza a despegarse de la sartén y a hacer burbujas grandes y le damos la vuelta. Dejamos 2 minutos más.
Las presentamos cubiertas con un paño para que no se sequen y pierdan su elasticidad.
Si queréis podéis  rellenar con lo que más os guste y enrollar.

domingo, 9 de agosto de 2015

GALLETAS AMARETTI (SIN GLUTEN)

Estas galletas son típicas de Italia. Básicamente están hechas de almendra, azúcar y clara de huevo. Yo diría que se parecen mucho en sabor al mazapán español, cosa por otro lado natural ya que el origen de ambos se remonta a los árabes.
La idea de hacerlas surgió al probar las de Catalina de Cocina con catalina en la quedada bloguera que hicimos este verano. Me llevé algunas a casa y a mi madre le encantaron. Tienen un gusto a los dulces españoles de toda la vida (reminiscencias árabes)
Lo más característico de estas galletas es el "craquelado" de la parte de arriba. Quedan unas grietas muy bonitas.
Son unas pastas de té que aguantan perfectamente en una lata metálica hermética.

Ingredientes:
2 claras de huevo
300 gramos de almendras peladas (yo las puse crudas)
125 gramos de azúcar
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1/2 cucharadita de extracto de almendra
Azúcar en polvo para espolvorear

Preparación:
Precalentar el horno a 170ºC/ 338F
Ponemos las almendras con el azúcar en un procesador de alimentos (una picadora, batidora americana..) y le damos hasta que quede bien molido. Es importante que mezcléis las almendras con el azúcar y le deis de manera intermitente para que las almendras no suelten el aceite y se forme una pasta húmeda.
Agregar la esencia de vainilla y de almendra y añadir las claras y seguir batiendo (en la picadora) de una en una hasta que se forme una masa.
Sacamos a un bol y amasamos bien para que se integre todo.
Sacar la masa y formar bolas del tamaño de una nuez. Espolvorear azúcar en polvo encima de un papel de horno sobre la placa y poner las bolas, aplastándolas un poco por arriba. Espolvorear azúcar en polvo también por encima.
Llevar al horno 15 minutos calor arriba y abajo, sacar con cuidado y dejar enfriar sobre una rejilla.

Nota: si vais a hacer varias tandas tened cuidado porque el horno estará mucho más caliente ya en la segunda tanda y se os pueden quemar fácilmente: bajáis un poco la temperatura del horno o las dejáis menos tiempo.

miércoles, 5 de agosto de 2015

TARTA DE FRUTAS (CON CREMA PASTELERA)


Ahora que tenemos buen tiempo os invito a no renunciar a postres ricos, sanos y baratos. Tenemos que aprovechar el verano y la gran variedad de frutas que hay en el mercado!
 Aunque siempre podéis echar mano de frutas en almíbar. En este caso, para contrarrestar el sabor ácido de la fresa y el kiwi he puesto melocotón en almíbar, pero podéis poner mango fresco o lo que os apetezca.
 Es una masa quebrada (en este caso la hice con harina de trigo normal, pero en los ingredientes os pongo la versión sin gluten, que se hace igual, sólo que usa harina de arroz y maizena) con un relleno de crema pastelera y frutas frescas.
Está buenísimo.. pero ya sabéis.. imaginación al poder y las frutas que más os gusten, eso si: importante que uséis frutas blandas para que sea agradable al paladar.

Ingredientes:
Para la masa quebrada dulce:
250 gramos de harina (para la versión sin gluten sustituír por 150 de harina de arroz y 100 de harina de maíz (maizena)
125 gramos de mantequilla
1 huevo
50 gramos de azúcar
1 pizca de sal

Para el relleno de crema pastelera:
Ésta es la que yo hago siempre, pinchad aquí

Para la cobertura de frutas:
2 kiwis, 250 gramos de fresas, melocotón en almíbar

Para pintar las frutas (opcional)
1 cucharada generosa de mermelada de melocotón
3 cucharadas de agua

Preparación:
Para hacer la masa quebrada:
En un bol ponemos la harina, el huevo batido, el azúcar, la pizca de sal y la mantequilla cortada en dados. Integrar todo bien sin amasar mucho para que la mantequilla no se derrita. Envolver en papel film transparente y meter en la nevera 30 minutos.
Pasado este tiempo sacamos la masa de la nevera, estiramos con un rodillo hasta darle la forma de la base de tarta, pinchamos la base y llevamos al horno durante 20 minutos a 180ºC/356F calor arriba y abajo.
Sacamos, dejamos enfriar y desmoldamos.
Hacemos la crema pastelera, dejamos que enfríe y antes de ponerla en la base de la tarta la pondremos en la base donde la vayamos a presentar. Rellenamos.
Cortamos las frutas no muy gruesas (de menos 0.5 centímetros de grosor) y las ponemos por encima de la crema pastelera sin apretar.
En un cazo o microondas ponemos la cucharada de mermelada con el agua, damos un hervor y dejamos que reduzca un poco. Pintamos con un pincel por encima de las frutas y llevamos a la nevera.

lunes, 3 de agosto de 2015

CORTADILLOS DE CIDRA (DULCE DE CABELLO O CABELLO DE ÁNGEL)

Hace tiempo que hice estos cortadillos. Quería darle salida a los restos de manteca de cerdo ibérica que tenía en la nevera y aproveché para comprar el cabello de ángel, aunque podéis rellenar de cualquier mermelada o confitura. Imaginación al poder.
En España son muy típicos en Navidad, pero la verdad es que son perfectos para acompañar un café o té en cualquier momento.
 Duran bastante tiempo en un lugar fresco y seco sin ningún problema, bien cerrados en una lata o bote de cristal hermético. Pasados dos días están mejor ya que se asientan los sabores y se compacta la masa.
 Os recomiendo hacer estas cantidades ya que, aunque es una receta muy sencilla, tiene algo de labor, por lo que es mejor hacerlos de una vez.

Ingredientes:
500 gramos de harina de trigo (la normal de todo uso)
250 gramos de manteca de cerdo a temperatura ambiente (podéis sustituir por mantequilla, aunque el sabor no es el mismo)
125 gramos de azúcar glass
60 mililitros de agua
Ralladura de medio limón (sin la parte blanca)

Para el relleno:
Cabello de ángel (200 gramos aproximadamente)

Preparación:
En un bol ponemos la harina, el azúcar, la manteca, la ralladura y el agua y amasamos hasta tener una masa lisa.
Separamos la masa en dos mitades iguales y las estiramos en dos cuadrados de unos 20 centímetros.
Extendemos una capa generosa de cabello de ángel sobre una de ellas.
 Ponemos la otra mitad encima. Como veis yo estiré ambas masas sobre papel de horno para que me fuese más fácil ponerla encima. Cortamos los bordes para que queden iguales. Pinchamos por encima uniformemente con un tenedor para que la masa no suba.
Metemos en horno precalentado a 160ºC/ 320F durante 45 minutos calor arriba y abajo. Poned una bandeja arriba desde el inicio o tapad con papel aluminio para que no se dore; tiene que quedar blanquito.
Sacar, dejar enfriar, espolvorear azúcar glass por encima y cortar en cuadrados (cortar en vertical primero y después en horizontal)