Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

jueves, 20 de abril de 2017

AJIACO SANTAFEREÑO (COLOMBIANO)


Al fin unos dias de vacaciones por la Semana Santa!!!
Fa y yo nos hemos ido a casa de Bea en la Vega, un pueblo muy bonito del departamento de Cundinamarca.
Las vueltas que da la vida... termino en Colombia y resulta que una de las íntimas amigas de mi madre reside allí desde hace unos meses.
Lo hemos pasado muy bien, descansando como en familia, en ese pequeño paraíso verde, donde la tierra es fértil y se da de todo.
El ajiaco es un plato típico de Bogotá y varias zonas de Colombia. Dicen que es una sopa, aunque a mi más me parece un guiso. Muy contundente pero de sabor suave.
Me encanta.
Eso si, son imprescindibles 2 cosas: 3 tipos de patatas (criolla: da el color amarillo a la sopa; sabanera: es morada y más dura y es la que queda en trozos en la sopa; y la pastusa: se deshace como la criolla y da el espesor al caldo) y un atado de guasca, que es la hierba que le da el sabor típico al ajíaco.
En algún sitio he leído que se puede reemplazar por un atadillo de orégano y tomillo; yo sé que no es igual, pero a falta de pan... todo es probar, no?
Las patatas se pueden tratar de encontrar en mercados latinos en España, aunque imagino que será complicado, pero la patata nueva se deshace como la pastusa y la roja haría las veces de sabanera. Pero la criolla es la que da el color amarillo al caldo, y es imprescindible. Tratad de buscarla en España, que no debe ser muy dificil.

Ingredientes para 6 personas:
3 pechugas de pollo (pusimos muslos, que son más jugosos)
3 litros de agua
3 mazorcas de maíz
450 gramos de papa criolla
225 gramos de papa pastusa
225 gramos de papa sabanera
1 atado de guascas (un manojo)
Unas ramitas de cilantro (4 ó 6)
1 cebolla larga mediana (cebolleta)
2 aguacates
Crema de leche (nata para cocinar)
Alcaparras (la cantidad va en gustos así que comprad un bote pequeño y lo ponéis en la mesa a la hora de presentar el ajíaco)
Sal

Preparación:

En una olla grande ponemos el agua, el pollo y las mazorcas cortadas en 2 ó 3 trozos cada una y sal.
Dejamos hervir y vamos retirando el pollo conforme esté hecho. Reservamos.
En la misma olla echamos la cebolla larga y el cilantro y agregamos las papas en trozos: primero la sabanera que es la más dura, unos minutos después la pastusa y a los 5 minutos la criolla.
Dejamos hirviendo y añadimos la guasca. Dejamos tapado hasta que la sopa espese. Rectificamos de sal

Deshilachamos el pollo.
Cuando la sopa haya espesado tendrá una consistencia como la de la foto se arriba, como un puré ligero; sacamos la cebolla larga que apartaremos y presentamos en varios platos: la sopa con las mazorcas y la guasca por un lado, el pollo deshilachado por otro y los aguacates cortados en trozos.
Para emplatar ponemos 3 o 4 cacitos de sopa con un trozo de mazorca, encima le echamos un poco de pollo deshilachado, un trozo de aguacate en rodajas, un chorrito de crema de leche y unas alcaparras.
Os va a encantar!!!

miércoles, 12 de abril de 2017

JUGO DE GUANÁBANA EN LECHE

Hola de nuevo a tod@s! me disculpo por llevar tanto tiempo sin actualizar el blog, pero la vida es una constante de cambios, y me ha pillado desprevenida, así que no he tenido tiempo de avisar, ni cocinar, ni publicar nada.
Os cuento que me he mudado a Colombia, ni más ni menos, y aquí estoy feliz, estudiando, trabajando, con mi novio, en una gran ciudad en América del Sur.
Por ahora todo es estupendo a pesar de ser una capital un poco caótica, sobretodo por las colas de coches que aquí llaman "trancones". Pero quitando pequeñas cosas.. genial.
Y una de tantas cosas buenas de aquí es la comida: cantidad de comidas diferentes, jugos (zumos) y demás que os iré enseñando.
En esta entrada os muestro cómo se hace un jugo de guanábana en leche, que en Bogotá se toma principalmente en las comidas (si si, zumos con leche en las comidas, no de postre)
La guanábana es una fruta tropical grande; puede llegar a pesar 3 ó 4 kilos, fea por fuera, verde con una especie de picos gruesos y por dentro blanca con pepitas gruesas y grandes. Para que os hagáis una idea sería como una chirimoya enorme, un poco más oscura por fuera y la textura no tan arenosa por dentro. El jugo es exquisito, de los mejores que he probado, claro que yo lo tomaría más para desayunar o cenar...


Ingredientes:
Guanábana
Leche
Azúcar (en mi caso le puse leche condensada)

Preparación:

Cortamos la guanábana y le sacamos la carne con la mano y quitamos las pepitas que tiene.
En una batidora ponemos la carne de la guanábana, leche al gusto y un poco de leche condensada. 
La guanábana es un poco amarga, por lo que tiene que llevar azúcar, pero os aconsejo que vayáis poniendo poco a poco hasta que sepa como os guste más a vosotros.
La cantidad de leche depende de la cantidad de guanábana:  tiene que quedar un líquido no muy espeso, como un puré muy ligero.
Batimos bien en la batidora y servimos frío. Podéis colarlo, aunque no os lo aconsejo: batid muy bien que el jugo es espectacular!!!