Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

viernes, 14 de noviembre de 2014

LASAÑA DE POLLO BAJA EN GRASAS (Y VERSIÓN SIN GLUTEN)

Qué buenísima receta!! La idea me la dió Catalina, de Cocina con catalina.
Nos hemos ido de senderismo unas cuantas veces y siempre aprovecha para llevar algo que se mantenga bien: una ensalada de pasta o algún pastel salado. Un día, yendo al Cabeço D`Or trajo una empanada baja en grasas y me encantó. Y siempre he tenido en mente la forma de cocinar ese relleno para aplicarlo a todo, porque es sencillo, sabroso y sin apenas grasas.
Y eso fue lo que hice este día: cocina de aprovechamiento con unas pechugas de pollo que tenía y algunas verduras que pululaban por la nevera. Con esto quiero decir que podéis usar cualquier verdura para hacerla.
El resultado es de 10. Además me dió una receta de bechamel light con harina de maiz y agua que aligera bastante las calorías.
Porque no está reñida la dieta con el disfrute.. aquí tenéis, seguro que os encanta.
 en
Ingredientes:
Un paquete de placas de lasaña (para la versión sin gluten en Mercadona venden placas de maíz)
2 pechugas de pollo (pollo, ternera picada, pechuga de pavo..)
1 cebolla grande
2 zanahorias
1 pimiento (del color que queráis, yo se lo puse amarillo)
Unos cogollitos de coliflor
3 tomates maduros y pelados (podéis ponerlos pelados de lata o un poco de tomate frito)
Y las verduras que se os ocurran: berenjena, puerro..
4 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta negra
Sal

Para la bechamel:
500 mililitros de caldo de pollo o agua (2 tazas)
2 cucharadas de harina de maiz (Maizena)
Perejil seco (opcional)
Ajo (opcional)
Sal

Preparación:
Si las placas necesitan cocinarse primero las pondremos en agua que ya esté hirviendo, las sacamos y las ponemos separadas sobre un paño de cocina. Reservamos.
En este caso las placas son precocidas así que no necesitan cocción previa.
En una olla alta ponemos el aceite y echamos la cebolla, el pimiento, las zanahorias, los cogollos de coliflor separados en ramilletes pequeñitos, echamos sal y pimienta, damos unas vueltas y tapamos para que se cocine en su propio jugo.
Cuando esté la verdura tierna echamos la pechuga de pollo cortada en daditos (también la podéis poner picada) y dejáis que se haga bien.
Añadís el tomate rallado y dejáis la olla destapada, dais unas vueltas que reduzca y se deshaga el tomate.
Sacamos y reservamos.
Ahora hacemos la bechamel:
En un cazo ponemos 400 mililitros de caldo de pollo o agua (si es de pollo no echéis sal) y en los otros 100 mililitros disolvemos la harina de maíz (ya sabéis que la Maizena se tiene que disolver en frío para que no haga grumos)
Cuando hierva el agua echamos la Maizena, bajamos el fuego y dejamos que espese.
Para que la bechamel se vea más agradable (aunque el sabor es buenísimo, la salsa es transparente) podemos echarle perejil y ajo en polvo.
Montamos la lasaña en una fuente apta para horno:
Ponemos un poco de la salsa bechamel, encima cubrimos la base con placas de lasaña, encima el relleno con la verdura y el pollo, placas de lasaña de nuevo y bechamel y así hasta terminar con todo el relleno, acabando con placas de lasaña y bechamel encima.
Espolvoreamos un poco de queso parmesano o queso para fundir (opcional) y al horno a 180ºC 30 minutos o lo que diga el fabricante en el paquete de lasaña.

2 comentarios:

  1. Que buena y sana te quedó son de mis platos preferidos.Bsss y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima receta Gracias por enseñarnos a realizar salsa bechamel sin grasa. Un saludo

    ResponderEliminar