Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

viernes, 8 de mayo de 2015

POLLO EN SALSA DE YOGUR Y CHUTNEY DE REMOLACHA


Y vamos con recetas sanas, fáciles y perfectas para compartir al aire libre.
 En este caso os traigo un pollo macerado en salsa de yogur y menta con un chutney de remolacha.
 Chutney es una conserva hecha con frutas o verduras cocidas con vinagre y especias, además de azúcar.
El chutney se puede envasar en tarros esterilizados y aguanta perfectamente varios meses al vacío.

Ingredientes para 4 personas:

Para el pollo en salsa de yogur:
500 gramos de pollo, pechuga o muslo deshuesado cortado en dados más o menos gruesos.
1 yogur natural
Un buen puñado de menta fresca
Zumo de un limón
1 cucharada de jengibre fresco rallado
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharadita de sal
8 pinchos de brocheta (preferiblemente de madera)

Para el chutney de remolacha (salen 3 botes)
800 gramos de remolacha cocida y picada
300 gramos de manzanas peladas y picadas
2 cebollas grandes picadas
3 dientes de ajo picados
100 gramos de pasas sultanas
500 mililitros de vinagre blanco
2 cucharaditas de sal
1 pizca de comino

Preparación:

Para el pollo: En una picadora ponemos el yogur, el limón, el jengibre, el azúcar moreno y la sal y batimos todo bien. Añadimos la menta y damos unos golpes para que se rompan las hojas y se mezclen, pero que no se haga puré (si no tenéis picadora batís todo menos la menta y la añadís en el último momento muy picada)
Ponemos la mezcla en un bol y echamos los pedazos de pollo. Removemos para cubrir todos los trozos y dejamos toda la noche o al menos dos horas.
Remojamos las brochetas en agua durante 10 minutos.
En una parrilla o sartén ponemos unas gotas de aceite y ponemos a fuego medio-alto.
Insertamos los dados de pollo en las brochetas y las ponemos en la parrilla cocinando 5 minutos por cada lado hasta que el pollo esté bien hecho y dorado.

Para el chutney de remolacha:

En una cacerola alta ponemos las cebollas muy picadas con un poco de vinagre y las cocinamos unos minutos; añadimos la remolacha picada, las manzanas, el comino, el ajo y las pasas y cocinamos hasta que esté todo blando.
Añadimos el resto del vinagre, la sal y el azúcar y lo dejamos cocer a fuego medio-bajo durante 40 minutos removiendo de vez en cuando.
Ponemos la remolacha en botes esterilizados mientras el chutney está caliente hasta que falte un centímetro hasta el borde y tapamos.
Acompañamos de puré de patata o patatas asadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario