Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

miércoles, 20 de noviembre de 2013

COLOMBIA, EL RIESGO ES QUE TE QUIERAS QUEDAR I (VILLA DE LEYVA)


He estado de vacaciones en Colombia, y me direis.. en Colombia?!!! pero chica.. no había otro sitio?? qué se te ha perdido a ti en Colombia??!!!
Pues perder nada, pero encontrar he encontrado muchisimas cosas maravillosas; principalmente Cantares 5,8 y después todo esto que veis.
Tengo que decir que comencé el viaje con la inquietud lógica de ir a un país que
 -desgraciadamente- no tiene muy buena prensa por el narcotráfico, los secuestros, la inseguridad.. y así se lo dije al señor de inmigración:
"es primera vez que viene?" Si, y espero que me traten bien o no vuelvo!!
"Sabe qué? como dice una propaganda de un italiano que tenemos viviendo aqui.. el riesgo de Colombia es que se quiera quedar!"
Pues si, es un riesgo, porque pese a todo, Colombia es espectacular; tiene ese aire colonial en muchos lugares, el encanto del tipico pueblo de los años 50 en otros, y la Bogotá cosmopolita que aunque sólo fisicamente (remarco lo de SOLO fisicamente) recuerda a cualquier otra gran ciudad del primer mundo.
Nada más llegar nos fuimos a Villa de Leyva, a 160 kilómetros al norte de Bogotá. Un europeo pensaria.. ahh.. a hora y media.. pues no: se llega antes rio arriba y en patera que por carretera, y es que entre los trancones (que no os engañen, dicen que hay colpaso en hora punta, pero Bogotá VIVE en hora punta 24 horas) y los huecos de la carretera (pero agujeros de medio metro tierra abajo) 160 kilómetros se hacen en 4 horas.
Bueno.. allá que nos vamos a la estación de autobuses, compramos los tickets y nos subimos en el autobús rumbo a Villa de Leyva.
Los autobuses son de líneas particulares (como todo lo que medianamente funciona en Colombia -y es ahí cuando uno cataloga a un país como segundo o tercer mundo - cuando casi todo está privatizado y le da 40 patadas a lo público, así lo privado sea sólo medianamente bueno) y paran en todos lados; es decir, que si vas a Colombia y quieres subir a una buseta, la que sea.. simplemente colócate en la acera y levanta la mano: la buseta parará allá donde estés (lo de parará es mucho decir...)
Bueno, qué significa esto? que si el autobús es para 70 personas y subimos en la estación 15, el autobús irá parando a lo largo de la Boyacá (la carretera que cruza Bogotá de norte a sur) hasta que se llene. Uno podría pensar.. uy, entonces ponle media hora más para llegar, porque entre parar y subir, parar y pagar.. pues si solo fuese eso..
Resulta que uno puede adquirir los tickets en la estación, por internet o simplemente subiendose a medio camino diciendoselo a los mediadores que hay en la calle: algo que me llamó la atención es que tienen burocracia hasta para eso: puedes encontrar 2 ó 3 comerciales juntos a pie de carretera intentando subir gente SIN SABER los tickets que se han vendido de antemano.
Para que nos entendamos: del punto A al punto B va un bus de 70 plazas con 15 pasajeros, 40 tickets comprados (de gente que supuestamente se subirá en algún momento durante el camino) y los mediadores suben a 20 personas sin ticket: total 75 personas. Qué puede ocurrir? lo que me tocó vivir: que hubo gente con ticket que quiso subir y no tenía sitio y los mediadores pretendían bajar a gente que no tenía ticket pero que se habían subido 12 kilómetros atrás, osea UN DESASTRE: autobús parado durante una hora y media, como 4 ó 5 mediadores subiendo y bajando del autobús, corriendo por el pasillo, abriendo el portaequipajes y bajando maletas, un señor que grita que no se baja hasta que no venga la policía, los de la empresa preocupados porque por lo visto eso comporta una infracción muy muy grave y diciendole al señor que colabore (vea señor!! colaboreme!!) y cuando se bajan todos los implicados para que la poli levante el atestado.. TODO EL BUS cotilleando por las ventanillas lo que estaba pasando (ayyyy por un momento creí que estaba en Españaaaaaaaa!!!)
Después de 6 horas llegamos a Villa de Leyva, una ciudad colonial de las más bonitas y turísticas de Colombia. A pesar de ser una ciudad de turismo colombiano me sorprendió ver a tantísimo extranjero, como cuando uno va a Granada y solo oye acento americano.
Pocoyo patoso, su hermana y yo nos hospedamos en este hotel, Casa de Fundadores, de los dominicos.
El entorno precioso. Un poco alejado del pueblo, pero teniendo en cuenta que la carrera en taxi son 2 euros (precio cerrado).. pues merece la pena este 4 estrellas, no creeis?
El tiempo es como una primavera entre 18 y 24 grados, espectacular, aunque el sol pega fuerte en las horas centrales del dia, y así no se vea el sol quema de lo lindo. Doy fe!
Es un hotelito con encanto, guardando el estilo de un tipico claustro, con habitaciones sobrias, muy limpias y un baño completo agradable. Perfecto.
Los desayunos colombianos son fuertes, y todos inician con zumos y fruta frescos, y casi todo acompañado con queso costeño ( si estuviesemos en Bogotá también llevaría dulce de guayaba, que se lo ponen a todo)
Y huevos revueltos, huevos pericos.. huevos huevos huevos.. o changua, que es una sopa salada de leche con pan, cilantro y huevo escalfado.
Pocoyo dice que la changua es un clásico y que cómo puede no gustarme, pero probad a comeros esto acompañado de papaya y y café con leche o chocolate caliente a las 8 de la mañana y luego me decís.
Villa de Leyva es una ciudad turística por excelencia, turismo de multiaventura familiar: rutas a caballo hacia donde querais (si, hacia donde querais, aqui todo va de acordar un precio y punto)
En este caso hicimos una ruta a caballo de unas 3 horas en total, una ruta genial si no fuese porque me dieron un caballo como yo, osea teeeeerco como una mula que si Pocoyo me adelantaba se ponía a correr y si su hermana Camila se ponía con el suyo al lado lo mordía, o lo adelantaba y lo coceaba. Me dió el dia el bendito caballo!!
Llegamos a los pozos azules, dejamos los caballos y pasamos donde un señor amabilísimo que por 1 euro y poco nos explicó que son pozos artificiales que por la acción del azufre toman ese color tan característico.
Lo que no sabíamos es que podiamos bañarnos!! así que si vais.. llevad el bañador debajo!!
Como en cualquier pueblo colonial la vida se distribuye a partir de la plaza principal,empedrada, la más grande de Colombia y en la que se encuentra la Iglesia parroquial, el ayuntamiento, y a partir de ahi a ambos lados de la plaza comienzan las tiendas típicas de artesanías, restaurantes, etc.
Y cómo no.. la bandera de España en la plaza. Y es que aquí llegamos los españoles como a muchos otros lugares del mundo. Fuimos, volvimos y nos iremos las veces que haga falta. Así somos: emigrantes!!
En cuanto a la gastronomía Colombia es riquísima en todo. El colombiano se reúne para comer (o no se reúne) eso del café a media tarde sin una almojábana o un alfajor y un crepe del crepes&wafles de por medio no se estila ni se entiende.
Tengo que agradecer a todos (especialmente a la familia de mi Pocoyo) que pusieran tanto empeño e interés en que probase absolutamente todo lo típico, y esto incluía por supuesto los jugos (zumos) en leche o agua que ellos toman con las comidas. Aqui os enseño mis favoritos junto con el de curuba en leche: de izquierda a derecha: guanábana, feijoa y lulo, todos en agua. Si venís a Colombia lo único que teneis que cuidar es que los jugos os los hagan con agua embotellada, no vayais a fastidiaros el viaje!
Si venís a Villa de Leyva obligatoriamente teneis que hacer parada a 14 km del pueblo en las cascadas de la Periquera, con una caída de 15 km y varias cascadas más a lo largo del cauce, además si teneis suerte quizá encontreis unas muy buenas gafas de sol de marca que Pocoyó perdió al meterse en una cascada con ellas en la cabeza :/
Para ir tomad un taxi (fuera de Villa de Leyva no tomeis taxis por las calles así como asi, es peligroso, pero eso es harina de otra entrada del blog) y cerrad un precio para el día completo. El taxista os llevará de un lado a otro y esperará tumbado en el taxi a que terminéis por algo menos de 30 euros.
Podeis tiraros en tirolina (canopi) y seguir rio abajo. No, no me tiré. Estuve a punto de hacerlo hasta que Pocoyó bromeó con que si nos pasaba algo iríamos al hospital público del pueblo más remoto y uní Colombia, público y remoto y como mi seguro no cubría la multiaventura.. lo dejé estar. En este punto tengo que decir que si teneis problemas de salud tomaroslo con calma. Está a 2143 metros sobre el nivel del mar y el "soroche" (mal de altura) se nota en cuanto uno fuerza un poco.
Después del paseo acompañados de una guía local que cobra la voluntad a la cual compré pagándole el sueldo de medio mes de trabajo (25 dolares) a cambio de no llevarnos por lugares peligrosos y subir una montaña ayudandonos de una cuerda y casi morir en el intento porque mis pulmones trabajaban al 40%  nos fuimos de nuevo al pueblo -como no podía ser de otra manera- a comer.
Qué comer bueno y barato? CORRIENTAZO, así se llama. Es comida casera servida normalmente en un restaurante modesto que por algo más de 3 euros incluye una sopa (esta es de avena, riquísima, con trozos de zanahoria, cebolleta y caldo de pollo) y un plato principal que lleva arroz, pasta, platano maduro frito (a veces y/o yuca frita) y pollo o carne y ensalada y jugo natural para beber.
Que sepais que si todo no está servido dentro del mismo plato habreis ido a Colombia, pero no os habreis empapado de su cultura ni vivido como ellos. Es como el que va a Mexico y se pasa el viaje entero sin salir del hotel "todo incluido"
Teneis que ver ese plato enoooooorme llegar a la mesa con todo servido dentro. Aún recuerdo cuando en el avión de Miami a Bogotá mis vecinos de asiento metían dentro del plato de pasta la ensalada y las frutas que estaban en otros cuenquitos independientes.
Y de noche.. teneis que volver a la plaza principal, completamente diferente, con los cerros al fondo, la luz del dia alejandose y dando paso a la iluminación nocturna. Preciosa. Además, al ser tan turística tiene muchisima vida nocturna, los niños jugando en la calle, la gente paseando tranquila...No, no es algo que se pueda hacer en cualquier lugar de Colombia y menos a esas horas, así que podríamos decir que es hasta idílico.
 Y aprovechando el paseo antes de volver al hotel, toca el postre!!!
....mmmm.. mi parte favorita! Latinoamérica en general tiene muy buenos postres y algo que me gusta cada vez más es el uso de frutas en ellos. Más que los típicos bizcochos con nata, trufa.. son muy populares los que llevan frutas, ya sean en cremas, horneados o rellenos de arequipe (dulce de leche)
Más adelante os pondré la receta del pie de papayuela, postre que puedo catalogar como de "mis favoritos" es una masa quebrada rellena de dulce de papayuela o papayuela cocida en almibar que la hermana de Pocoyo hace increíblemente bien.
También me sorprendió gratamente el postre del dia: un milhoja de bizcocho relleno de crema de mantequilla de maracuyá y ganaché de chocolate..si.. un pecao mortal!
Y para terminar el viaje pasamos por un convento de dominicos (el Ecce Homo), los viñedos del Marqués de Villa de Leyva (cabernet sauvignon) y terminamos comiendo en un parque de producción de avestruces donde podeis ver la industria de este ave y probar su carne. Personalmente me pareció un poco seca, no sé si por el corte.
Y también de búfalo. Muy muy sabrosa, jugosa y de fuerte sabor.
Y para el camino: unas empanaditas de carne (os debo la receta) Son súper típicas en toda colombia y me encantaron. De maíz, se muerden, se les exprime un poco de limón, y listo!
Claro que tampoco hacía falta que las hubiesemos comprado porque a los colombianos, supongo que por herencia española, les encanta comer por el camino y lo que hace el chófer es parar para que el señor de turno se suba con su cestita de mimbre llena de absolutamente todo lo que uno pueda imaginar (como los carritos de feria) y vaya vendiendo mientras seguimos rumbo a Bogotá. Dónde se baja y cómo vuelve al punto donde el chófer lo recogió es todo un misterio que dejé para resolver la próxima vez.
Y desde aquí decir que vayais a Colombia, que tengais cuidado y no deis papaya (no vayais de turista dos millones) que es un lugar de contrastes, que la gente es estupenda, tratan muy bien a los turistas y el colombiano es alegre, bullicioso y amable.
Y si , si vais, correis el riesgo de que os querais quedar!!!

1 comentario:

  1. Colombia es una maravilla!, gracias por mostrar algo lindo de nuestro pais, es genial que te aya gustado!! un abrazo.

    ResponderEliminar